EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Susana Díaz | Secretaria general del PSOE andaluz

“Juanma Moreno prefiere dejar por el camino a la gente en lugar de dejar a Vox”

  • La líder socialista insiste en su oferta al Gobierno para adaptar el Presupuesto de la Junta y responsabiliza al presidente autonómico del “fracaso” de la comisión de reconstrucción

Susana Díaz, en la sede del PSOE andaluz minutos antes de la entrevista. Susana Díaz, en la sede del PSOE andaluz minutos antes de la entrevista.

Susana Díaz, en la sede del PSOE andaluz minutos antes de la entrevista. / Antonio Pizarro

El confinamiento en casa de Susana Díaz ha sido estricto y tan complicado como en todas las casas donde hay niños. La líder del PSOE andaluz fue madre por segunda vez poco antes de declararse la pandemia de coronavirus, por lo que ha intercalado el permiso de maternidad con una infinidad de videollamadas, sobre todo tras su reincorporación, a finales de abril.

–¿Ha tenido comunicación con el Gobierno de Pedro Sánchez?

–Mucha. Con el presidente y con casi todos los ministros.

–¿Qué sensación le han ido transmitiendo?

–Ha ido por fases, cada situación era distinta. Hubo momentos muy difíciles. Hemos hablado de asuntos de interés para Andalucía, como los ERTE. Le hice llegar las preocupaciones que había aquí, sobre todo en el sector turístico. También de los ayuntamientos. El presidente tiene claro que tiene que contar con ellos y habrá un acuerdo con la FEMP. Yla necesidad de proteger a la gente. El ingreso mínimo vital va a ser un antes y un después.

–¿Qué le parece que en el País Vasco yNavarra vayan a gestionarlo y Andalucía no pueda?

–El sistema foral lo recoge la Constitución. Formó parte del consenso constitucional. Habrá a quién le guste más y a quién le guste menos, pero es una fórmula que ha permitido que, en estos años, ellos gestionen las pensiones no contributivas, por ejemplo. No es un cambio en lo que marca la Constitución. ¿Qué es lo importante, quién paga o que la gente tenga el ingreso para poder volver a un empleo? En el fondo es un salario que tiene que ayudarte a vivir con dignidad hasta que vuelvas a trabajar. Si algunos lo plantean como un enfrentamiento, mal empezamos.

–¿Qué porcentaje de esa prestación vendrá a Andalucía?

–Están hablando de una cuarta parte, pero va a depender mucho de cómo se resuelvan los ERTE. El 30 de junio mucha gente va a volver a su actividad.

–¿El Gobierno central ha pecado de falta de transparencia?

–Yo hubiera firmado tener la comunicación con el Gobierno de la Junta que ha habido entre la oposición y el Gobierno de España. Pablo Casado se queja de que lo han llamado no sé cuántas veces. Juanma Moreno me ha llamado una vez y no ha sido para eso. La diferencia en el comportamiento de la oposición en Andalucía con el que han tenido la derecha en España ha sido brutal.

–¿Y esa transparencia la han notado los ciudadanos?

–Ha habido conferencia de presidentes todos los domingos. Había un espacio donde opinar si no se estaba de acuerdo. Ha habido comparecencias en el Congreso cada 15 días. Aquí no ha habido nada de eso. ¿Teníamos excusa para habernos echado al monte como ha hecho Casado? Claro, pero no era lo que había que hacer. Esto va de si quieres ayudar o no. Si quieres ayudar, no necesitas excusa. Ha habido muchísima información, pero ha habido dos tiempos. En el primero, el miedo hacía que algunos políticos se contuviesen algo. Cuando parece que se va superando la alerta sanitaria y ese miedo se va superando, el nivel de contención de esos mismos políticos va menguando. Se está creando un clima irrespirable

–En Andalucía el ambiente no estaba tan crispado como en Madrid, pero no se ha llegado a consensos. El naufragio de la comisión de reconstrucción es un ejemplo.

"Cuando se va superando la alerta sanitaria la contención de algunos políticos va menguando y se crea un clima irrespirable"

Lo que ha pasado en la comisión demuestra la debilidad del Gobierno andaluz. Saben perfectamente que dependen de la extrema derecha. Cuando impone sus condiciones, el Gobierno tiene que claudicar. Podrían haber optado por otro camino. Planteamos el apoyo a una remodelación de los Presupuestos. Era una salida para este Ejecutivo secuestrado por la extrema derecha. En los ayuntamientos de Granada y Sevilla se ha conseguido. Era una manera de evitar que la llave de San Telmo la tuviera la extrema derecha.

–¿Esa oferta se mantiene viva?

–Sí. El límite es que el presupuesto sirva para crear empleo y blinde la sanidad y la educación. Pero tal y como hicimos la propuesta se sentaron a hablar con Vox y después le entregaron la presidencia de la comisión. Mi impresión es que a Moreno no le interesaba la comisión. Si le interesara no se la habría entregado a la extrema derecha. Tienen tiempo para rectificar.No vamos a poner la condición de presidirla, que pongan a alguien del PP o de Cs y sirva para el futuro de Andalucía. Lo que Moreno demuestra es que será responsable del fracaso de la comisión

–¿Es realmente útil un organismo como éste para la salida de la crisis provocada por el virus?

–Tiene muchísimo valor. Es una situación inédita y hacen falta todos los acuerdos y esfuerzo colectivo. Nosotros fuimos con una estrategia para la recuperación de Andalucía con cuatro ejes, un documento trabajado durante semanas con expertos. Y cuando llegamos allí ya se intuía lo que iba a pasar, que Vox preside una comisión a la que se ha opuesto e insulta a los que están allí. No tiene sentido que la extrema derecha, el grupo minoritario de la Cámara, que está sembrando un clima irrespirable de enfrentamiento, esté al frente de la comisión para recuperar nuestra tierra. Tiene derecho a estar, porque están en el Parlamento, pero no a presidirla.

Susana Díaz, durante la entrevista. Susana Díaz, durante la entrevista.

Susana Díaz, durante la entrevista. / Antonio Pizarro

–Le han criticado que, aunque usted llama al consenso y la colaboración, los portavoces del PSOE andaluz son mucho más duros en sus intervenciones.

–Manuel Jiménez Barrios tiene muchas virtudes y defectos, pero entre ellos no está la dureza. Es una persona reconocida por su talante negociador, pero llegó a la comisión y no lo habían llamado. Había dos caminos:un gran acuerdo entre todos los partidos que no están en esas posiciones de odio o seguir abrazado a la extrema derecha. Moreno ha optado por el segundo. Y lo ha hecho dos veces en una semana, sentando a sus consejeros a negociar un presupuesto conVox y entregándoles la presidencia de la comisión.

–¿El PSOE podría aprobar un presupuesto con las políticas fiscales que defienden PP y Ciudadanos?

–¿Pueden ellos presentar un presupuesto con los mismos criterios fiscales que hace unos meses? Lo tendrán que decir. ¿Se puede asumir el coste de la crisis, proteger a las empresas y los trabajadores y blindar el Estado del bienestar con la política fiscal que han llevado en este tiempo? Tienen que plantearlo. No lo hacen porque prefieren dejar por el camino a la gente en lugar de dejar los compromisos con otro grupo muy reducido de gente, que son a quienes han privilegiado desde que llevan en el Gobierno. Si mañana me dice el presidente que vamos a negociar un presupuesto garantizando que se cree empleo y que se proteja la educación, la sanidad y la dependencia, nos sentamos. Si no lo hace es porque o quiere dejar caer alguno de esos elementos o porque prefiere seguir abrazado a la extrema derecha. La derecha española tiene dos caminos, el de Casado o el de Arrimadas. Moreno se siente más cómodo en el de Casado, Cayetana Álvarez de Toledo e Isabel Díaz Ayuso, de la mano de la extrema derecha.

–¿Ve cómodo a Ciudadanos como socio del PP en Andalucía?

–Tendrán que decir ellos si están más cómodos en la postura de Moreno y Casado o el de su jefa de filas, Inés Arrimadas. Ella ha tenido una actitud generosa conEspaña. Los políticos tenemos que empezar a reconocer las cosas buenas que hacen otros. Lo que ha hecho Arrimadas en este último mes ha sido bueno para este país. A ella le ha venido bien, claro. Pero además tiene la inteligencia de que es bueno para España. No entiendo cómo Ciudadanos en Andalucía defendía que no se prorrogara el estado de alarma cuando era Arrimadas quien lo pedía. El papel razonable de Cs es el de Arrimadas. Si Juan Marín opta por la postura de Casado es decisión suya.

–¿Cree que puede redundar en inestabilidades en San Telmo?

–Que haya estabilidad es un problema para el Gobierno andaluz, pero hay descoordinación. No es normal que durante todo lo que ha durado la alerta se decía una cosa y se desdecía a las tres horas. El presidente decía una cosa y el vicepresidente la contraria. Ha sido la tónica permanente, en la vuelta al cole, en la apertura de las playas y en los horarios de paseo. Cuando se quejaron por el calor, yo estaba de acuerdo. Se lo dije al presidente del Gobierno y al ministro de Sanidad, que el Gobierno andaluz llevaba razón. Y cuando les permitieron cambiar los horarios, no lo hicieron. La sensación es que estaban buscando la confrontación.

Susana Díaz, en la sede del PSOE andaluz. Susana Díaz, en la sede del PSOE andaluz.

Susana Díaz, en la sede del PSOE andaluz. / Antonio Pizarro

La polémica sobre el reparto de fondos de Hacienda

–La confrontación ha sido muy sonora en la distribución de 16.000 millones por parte del Ministerio de Hacienda. ¿Preferiría que la población fuera el criterio preponderante en ese reparto?

–¿De qué estamos hablando, de financiación autonómica o de recursos para hacer frente a una crisis sanitaria y, después, una crisis económica? El Estado se endeuda y se compromete a pagar lo que las comunidades hayan gastado para hacer frente a la pandemia. ¿Se ha gastado lo mismo la Junta en Málaga o en Granada que en Huelva o Almería?No. Si hacen falta más médicos y más recursos en Málaga se pondrán. ¿O sólo vamos a poner lo que le correspondan por población? Le he pedido al presidente de la Junta que vaya al Parlamento y diga cuánto ha gastado. Somos los primeros que vamos a acompañarlo para reivindicar ese dinero.

–¿Y en la partida para la recuperación económica?

–Si, como parece, Andalucía sufrirá más, pues necesitará más. Y ahí Moreno nos va a tener a su vera, pidiendo lo que haga falta. En el ingreso mínimo vital puede que Andalucía tenga el 25% de los beneficiarios. Somos sólo el 18% de la población, pero si hay más familias que lo necesitan, ¿qué pasa? ¿No tienen derecho? Hay 600.000 trabajadores andaluces acogidos a un ERTE. Si después del 30 de junio hay sectores andaluces que lo siguen necesitando, como el turismo y la hostelería, el PSOE andaluz le pedirá al Gobierno de Pedro Sánchez que siga poniendo dinero ahí. Para solucionar los problemas de la gente este es el camino que tenemos que recorrer.

–¿Ve capaz al Gobierno de Pedro Sánchez de acabar la legislatura?

–Ese es el horizonte. Y es una responsabilidad. Quienes están pensando en elecciones obran con irresponsabildad. Este país no necesita elecciones, necesita soluciones. Es un trabajo colectivo. Quiero que España se reactive económicamente, se genere empleo y se protejan la educación y la sanidad, que ha demostrado que salva vidas. Lo demás es secundario.

–Pero el bloque de la investidura no es demasiado sólido.

–Hay aritmética variable. El estado de alarma ha salido adelante con el voto de Ciudadanos y me alegro que haya sido así. Me he alegrado en privado y lo he agradecido públicamente.

La líder del PSOE andaluz, Susana Díaz. La líder del PSOE andaluz, Susana Díaz.

La líder del PSOE andaluz, Susana Díaz. / Antonio Pizarro

–¿El acercamiento a Ciudadanos es incompatible con el resto de socios del PSOE?

–¿Por qué? A mí me ha parecido una buena noticia para este país. Ojalá no sea una cosa puntual y Ciudadanos pueda apoyar más cosas en el futuro.

–Se la ve más cómoda con Ciudadanos que con pactos como el alcanzado con Bildu.

–Con Bildu no comparto absolutamente nada, me pasa como con la extrema derecha. Todo el mundo conoce la posición de los socialistas andaluces y la mía.

–¿Le preocupa el desgaste de los ministros?

–La política es muy volátil.Lo que para unos es un desgaste, para otros es una fortaleza. Salvador Illa ha hecho una labor encomiable como ministro. Ha defendido la sanidad pública y se ha rodeado de la gente más cualificada. Se piensa que ponerse al frente de una alerta sanitaria desgasta, pero depende. Si se hace como lo hizo aquí Jesús Aguirre con la listeria, sales tocado. Nadie entiende que hoy siga al frente de la Consejería de Salud. Si se gestiona diciendo la verdad y se reconocen los errores, no tienes por qué quemarte.

–¿Qué opina sobre la situación de Fernando Grande Marlaska?

–Es una irresponsabilidad y un error utilizar a la Guardia Civil o cualquier institución del Estado para ir contra un Gobierno. Tengo un respeto absoluto por la Guardia Civil. Grande-Marlaska es de ese tipo de personas que siempre reivindicamos que participen en política. Y cuando participan lo acabamos encanallando. Como si no vinieran a aportar lo mejor de su trayectoria. Es injusto y ahuyenta a mucho talento por no querer formar parte del escándalo bochornoso y el escarnio público al que se somete a la política.

–La acusan de convertir al PSOE andaluz se ha convertido en una sucursal de Ferraz?

–Yo pienso enAndalucía y a Andalucía le ha venido muy bien que haya un Gobierno socialista. Va a ser la primera vez que una crisis de este tamaño se salde sin recortes sociales. Entre 2008 y 2012 Europa nos obligó a salvar a los bancos, que después dejaron a la gente por el camino. Ahora se está salvando a la gente, a las empresas y los trabajadores. Va a ser una gestión de la crisis radicalmente distinta a la del PP. Y si el Gobierno de Andalucía necesita al PSOE para defender nuestra tierra, nos va a tener. Pero tiene a algo más importante, que es un presidente delGobierno que lo va a escuchar. Yo no lo tuve.

–Las encuestas recientes no detectan que el PSOE se esté recuperando a nivel autonómico y ya ponen al PP por delante.

–Lo que menos preocupa a la gente ahora son las encuestas. El balance después de un año es que el PPpreside un Gobierno inestable y descoordinado que no protege los servicios públicos. Eso en Andalucía hace mella, una tierra que es sociológicamente de izquierdas porque defiende la igualdad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios