El asesinato de marta

El padre de Marta ofreció dinero a Miguel Carcaño por revelar dónde estaba su hija

  • Del Castillo le envió un contrato a la cárcel garantizándole 20 euros semanales y 18.000 euros a su salida de prisión. El asesino contestó que "no le compensaba" tras haberlo pensado.

Comentarios 3

Un último y desesperado intento por recuperar los restos de su hija. El padre de Marta del Castillo, Antonio del Castillo, reveló este martes en las redes sociales que ofreció cierta cantidad de dinero al asesino confeso de su hija, Miguel Carcaño, a cambio de que éste revelara el lugar exacto dónde se encontraba el cuerpo de su hija. La respuesta de Carcaño desde la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) fue que "después de haberlo pensado mucho, no le compensaba" el ofrecimiento de la familia, según explicó este martes el padre de la joven desaparecida desde el 24 de enero de 2009. 

En la red social Twitter, Del Castillo publicó un comentario en el que aseguraba lo siguiente: "Es cierto que ofrecí dinero a Carcaño, me pondría de rodillas si con eso me dijera dónde está Marta". 

La entrada acompaña un pantallazo de un documento en el que Antonio del Castillo se compromete a pasarle 20 euros semanales a Carcaño para "sus gastos" durante el tiempo que permanezca en prisión -hay que recordar que fue condenado a 21 años y tres meses de prisión- y también la cantidad de 18.000 euros una vez que saliera de la cárcel con la finalidad de que "pueda empezar a rehacer su vida en cualquier ciudad de España que él decida, incluida Sevilla capital", donde reside la familia de Marta. 

 

 

En el documento, en el que no aparece la fecha pero que según Del Castillo fue enviado a la cárcel el viernes 17 de abril, el padre de Marta se compromete en una especie de contrato a retirar "todo recurso interpuesto en los juzgados que vaya en contra" de los intereses de Carcaño. 

Para alcanzar este acuerdo y recibir el pago, el padre decía que Carcaño "sólo ha de comunicar el sitio exacto donde se encuentra el cuerpo o restos sin vida" de su hija Marta, asegurándole además que "no se tomará al encontrarla ningún tipo de acción contra él, en que le pudiese perjudicar legalmente". 

Este acuerdo únicamente se empezaría a cumplir "desde el mismo día que se encuentre a Marta" y para darle legalidad al mismo lo firmaban además de Antonio del Castillo sus letradas. 

El padre de Marta explicó martes que se le ocurrió la idea de ofrecer dinero al asesino confeso de su hija porque la investigación para recuperar el cuerpo de Marta está en un "callejón sin salida", en el que no se llega a nada en la búsqueda de la escombrera de Camas. "Con el no voy siempre por delante", dijo el padre, que comentó que decidió ofrecerle el dinero a Carcaño para ver si el joven revelaba el destino que dieron al cuerpo de su hija. 

La respuesta de Carcaño llegó varias semanas después, a través de una carta en la que, según Antonio del Castillo, el interno rechazaba la propuesta porque, sencillamente, no le compensaba. Esta respuesta lleva al padre de Marta a pensar que el asesino confeso "sabe dónde está Marta y no lo quiere decir". 

Después de haber fracasado este intento, el padre de la joven desaparecida está dispuesto incluso a realizar el mismo ofrecimiento a los otros jóvenes que en su día estuvieron implicados en la investigación y actualmente "están en la calle", como Samuel Benítez y Francisco Javier García Marín, el Cuco, precisó Del Castillo, a quien no le importaría realizarles el mismo ofrecimiento económico siempre y cuando "haya un resultado" y aparezcan los restos de Marta. 

El padre se ha decidido a hacer pública esta oferta a Miguel Carcaño después de que el juez de Instrucción número 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, haya confirmado el auto en el que decretó el archivo de la nueva causa abierta contra el asesino confeso por un nuevo delito contra la integridad moral, derivado del daño causado a la familia de la joven en relación con su penúltima versión de los hechos, en la que culpó a su hermano Francisco Javier Delgado del crimen de Marta y añadió que, tras golpearla con la culata de una pistola, trasladaron al cuerpo hasta la finca Majaloba de La Rinconada. 

El padre de Marta lamentó que el juez haya confirmado el archivo de la causa sin siquiera llamar a declarar a los policías nacionales que estuvieron con Miguel Carcaño en la escombrera y pueden manifestar cómo el joven les "señaló el sitio" donde supuestamente estaban los restos de su hija, en la que constituye su octava versión del asesinato y desaparición de Marta del Castillo. 

El asesino confeso avaló en esta última versión del asesinato los resultados obtenidos en la prueba del Potencial Evocado Cognitivo (PEC), conocida como P-300 o test de la verdad, donde el joven dio positivo cuando se le sometió en marzo del año pasado al estímulo de una de las imágenes de la mencionada escombrera, que se ubica a tan sólo unos metros del puente de Camas desde el que el joven afirmó en su primera declaración que había arrojado el cuerpo al río Guadalquivir. 

Carcaño sostiene en esta octava versión que el cadáver está enterrado en la escombrera de Camas, donde curiosamente hay una torreta de luz similar a la que había en la finca Majaloba de La Rinconada donde se buscó de forma exhaustiva los restos de la joven. 

La nueva confesión se realizó de forma verbal y sin que se haya producido una declaración formal, por escrito, del asesino confeso. Miguel Carcaño hizo esta nueva declaración sabiendo que no se verá afectado por el resultado del nuevo rastreo, ya que el joven está cumpliendo su condena de 21 años y tres meses de prisión por el asesinato de Marta, con lo que su situación procesal para nada se vería afectada por un hipotético hallazgo del cuerpo de Marta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios