El asesinato de Marta

Carcaño monta su octava versión con final en la escombrera de Camas

  • El asesino confeso confirma a la Policía que en esa zona está enterrado el cuerpo de Marta del Castillo.

Comentarios 18

Es la octava versión que Carcaño ofrece del crimen de Marta del Castillo y, al igual, que ocurrió con la séptima, los investigadores de la Policía consideran ahora que ésta puede ser la llave que permitirá hallar definitivamente los restos de la joven asesinada. Según han confirmado a este periódico fuentes del caso, Miguel Carcaño aseguró a la Policía en una reciente excarcelación para trasladarlo a la zona de la escombrera de Camas que es en este lugar donde enterró el cuerpo de la joven.

El asesino confeso, que está de nuevo en la prisión de Sevilla-I desde hace varias semanas coincidiendo con el inicio de los trabajos, ha avalado de esta forma los resultados obtenidos en la prueba del Potencial Evocado Cognitivo (PEC), conocida como P-300 o test de la verdad, donde el joven dio un positivo cuando se le sometió al estímulo de una de las imágenes de la mencionada escombrera, que se ubica a tan sólo unos metros del puente de Camas desde el que el joven afirmó en su primera declaración que había arrojado el cuerpo al río Guadalquivir.

Carcaño sostiene ahora, en esta octava versión, que el cadáver está enterrado en la escombrera de Camas, donde curiosamente hay una torreta de luz similar a la que había en la finca Majaloba de La Rinconada donde se buscó de forma exhaustiva los restos de la joven.

La nueva confesión se ha realizado de forma verbal y sin que se haya producido una declaración formal, por escrito, del asesino confeso, han explicado las mismas fuentes, que han destacado que, pase lo que pase, Miguel Carcaño no se verá afectado por el resultado del nuevo rastreo, ya que el joven está cumpliendo su condena de 21 años y tres meses de prisión por el asesinato de Marta, con lo que su situación procesal para nada se vería afectada por un hipotético hallazgo del cuerpo.

En esta ocasión, la Policía está centrando sus pesquisas de forma exclusiva en la búsqueda del cadáver, obviando otros elementos externos o colaterales, como la posible implicación que el asesino confeso pretenda hacer de otras personas que ya fueron absueltas por el Tribunal Supremo, como ocurrió con la séptima versión, en la que culpó a su hermano, Javier Delgado, del crimen de Marta, a la que supuestamente habría matado golpeándola con la culata de una pistola. Esa versión, en la que la Policía confió plenamente durante más de un año, fue descartada desde el principio por la Fiscalía y el titular del juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, que investigó el asesinato de Marta y que mantiene cinco años después del crimen abierta una pieza separada para recuperar los restos.

La Policía ha enmendado, en esta ocasión, el error que tuvo durante la búsqueda en la finca Majaloba, donde mantuvo las labores ocultas al juez, que se enteró por la prensa del resultado negativo de estos trabajos. Ahora, según precisan fuentes del caso, el instructor está informado desde el primer momento, al menos verbalmente, por los mandos policiales que dirigen la investigación, del resultado de los trabajos, aunque por el momento el informe realizado por el que fuera jefe del servicio de Neurofisiología del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, José Ramón Valdizán, no ha sido enviado todavía al juzgado por la Policía.

Mientras tanto, la excavadora continúa sus trabajos en la escombrera, removiendo los 1.500 metros cuadrados donde se sospecha que pueden encontrarse los restos de Marta del Castillo. Este jueves se cumplió la undécima jornada de las labores, que hasta el momento han resultado infructuosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios