Naranjas La consejera sale en defensa de los cítricos

  • Ha reaccionado a las protestas del sector y anuncia una serie de medidas para atajar la crisis de los productores de naranja, que reciben unos precios muy bajos y soportan la competencia de frutas importadas.

Naranjas en el árbol. Naranjas en el árbol.

Naranjas en el árbol.

La consejera de Agricultura, Carmen Crespo, ha anunciado que va a impulsar una reunión de la Mesa de Cítricos de Andalucía “para dialogar sobre las medidas necesarias de apoyo al sector andaluz, tanto en el ámbito de sus competencias, como en las que recaen fundamentalmente en el marco del Estado y de la Unión Europea”.

Crespo considera insuficientes algunas medidas contempladas por el Ministerio como la retirada de 50.000 toneladas de naranjas y mandarinas con destino a entidades caritativas y a la producción de zumo.

Además, reclama el estudio y aplicación de medidas para hacer frente a situaciones de sobreoferta de producto en el mercado, derivada de la competencia de países extracomunitarios como Sudáfrica, Brasil, Egipto, Turquía y Marruecos. La Consejería llevará este tema a la reunión aunciada para marzo por el ministro Luis Planas.

El precio medio de la naranja a finales del mes de enero estaba fijado en 12 céntimos el kilo. En el mismo mes del año anterior era justamente el doble: 24 céntimos, y apenas han sufrido variaciones en la primera semana de febrero. Los agricultores andaluces vienen denunciando que están vendiendo por debajo de los costes de producción, toda vez que éste se sitúa en 15 céntimos el kilo.

La situación de la mandarina es análoga, y el limón también ha sufrido descenso en los precios. Respecto a la mandarina, a finales de enero tenía un precio en el árbol de 23 céntimos el kilo cuando hace justo un año el precio medio se situaba en 52 céntimos. El precio del limón en el árbol apenas llegaba a los 26 céntimos, si bien en enero de 2018 estaba situado en 34 céntimos.

El sector denuncia que la competencia es desleal, toda vez que los costes laborales y las exigencias fitosanitarias no son equiparables. De hecho, el sector citrícola viene alertando del alto riesgo de plagas por la permisividad de la Unión Europea con las importaciones de terceros países.

Por ello, desde la Consejería ha anunciado que exigirá a través del Ministerio que la UE revise las contingencias de entrada de los países terceros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios