El caqui y el persimón (que no es lo mismo), cinco claves en color naranja

Varios caquis. Varios caquis.

Varios caquis.

El caqui es una fruta originaria de China y Japón. Fue introducida en España en el siglo XIX. Los veranos largos y cálidos junto con la luz que caracteriza nuestra comunidad, propicia que Andalucía sea uno de los mayores productores de caquis de Europa.

El persimón no es otro nombre que se le da al caqui. Se trata de una variedad más resistente que ha facilitado tanto su producción como exportación. De hecho, el persimón surgió ante la fragilidad del caqui, que dificultaba enormemente su transporte y comercialización. Esta variedad, se recoge semi-madura, por lo que hay que eliminar su astringencia para poder ser consumida. El persimón se distingue fácilmente gracias a su textura, bastante más dura que la del caqui, permitiendo cortarse como si de una manzana se tratase. El caqui, sin embargo, se come normalmente con cuchara, pues presenta una consistencia muy blanda.

1. Sano, pero sin abusar. El caqui, presenta, como la mayoría de las frutas, un elevado contenido en agua y fibra. Esto le confiere un gran poder saciante, lo que nos puede ayudar a adelgazar y a comer con menos ansiedad. Su contenido en azúcares simples es superior al de gran parte de las frutas, por lo que tampoco conviene abusar de él. 

2. Manatial antioxidante. Como ya anuncia su color anaranjado, es rica en un antioxidante natural, el beta-caroteno, que se transformará dentro de nuestro organismo en Vitamina A, esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. Por otro lado, destaca su riqueza en vitamina C, con función antioxidante y preventiva de resfriados ahora que las temperaturas tienden a bajar en Andalucía.

3. Aliado de huesos y músculos. La mencionada vitamina C del caqui nos ayuda, también, a mantener nuestras articulaciones y huesos en perfecto estado, muy importante en niños en etapa de crecimiento, embarazadas, madres lactantes, personas de edad avanzada y deportistas. En estos últimos especialmente, el caqui es un alimento de especial interés, pues su contenido en potasio interviene en la generación y transmisión del impulso nervioso y en la actividad muscular normal, además de regular el agua intra y extra celular.

4. Mejor en compañía de otros. Es recomendable comer caquis junto con alimentos ricos en hierro ya que la vitamina C mejora la absorción de este mineral, previniendo así la anemia. 5. Para prevenir. El poder antioxidante de esta fruta es alto, lo que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer. También es muy adecuada en personas con estreñimiento, gracias a su contenido en fibra soluble.

Y aquí, un sabroso postre con caquis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios