El sevillano Javier Jiménez, líder

  • Dentro del amplio escalafón, Fernando Adrián y Gómez del Pilar ocuparon el segundo y tercer puesto Román, Juan Ortega y Caballero, entre las novedades más interesantes

Más allá de lo acontecido en el ruedo, la temporada 2012 dibuja un panorama sombrío de cara a la cantera, debido principalmente al descenso de espectáculos en el que inciden el alto coste de su organización, con un tipo de IVA muy alto y la crisis económica.

Es imposible hacerse eco de lo logrado por los 133 novilleros con picadores que engrosan el escalafón, máxime cuando la mayoría -lógicamente en ciernes- únicamente han pisado plazas de inferior categoría.

El escalafón lo han encabezado Javier Jiménez, Fernando Adrián y Gómez del Pilar, tres veteranos a las puertas de la alternativa. El sevillano Jiménez, sin éxito en Madrid y Sevilla, dejó constancia de su ambición y temple en Vitoria, Calasparra y Algemesí, entre otras plazas. El madrileño Fernando Adrián comenzó de manera fulgurante en Valencia, Castellón y Arles; cortó una oreja en Sevilla y se marchó de vacío en Madrid; posteriormente, entre otros éxitos, Arganda. El también madrileño Goméz del Pilar, sin embargo, dio la talla y un fuerte aldabonazo en Las Ventas, por San Isidro, donde impresionó, cayó herido en Sevilla y dejó buena impresión en cosos como Vitoria, Pamplona, Málaga, Zaragoza y Ávila.

Otro que dará el salto al escalafón superior el año próximo es Rafael Cerro, novillero extremeño que realiza un toreo muy expresivo, al que no le rodaron las cosas ni en Madrid ni en Sevilla.

Entre las novedades más interesantes se encuentran Román, Juan Ortega y Gonzalo Caballero. El valenciano Román -un descubrimiento para sus paisanos- cortó cinco orejas en tres tardes en Valencia y logró un apéndice en Pamplona. El sevillano Juan Ortega, quien apuesta por la despaciosidad como comprobamos en sus actuaciones en Sevilla y Madrid, impactó en Arganda del Rey. El madrileño Gonzalo Caballero, quien toreó las primeras cinco novilladas picadas de su vida en Sevilla, Madrid -dos tardes-, Pamplona y Valencia, salió airoso de tan durísima apuesta.

Otros novilleros que han destacado este año han sido Tomás Campos, quien logró el Zapato de Oro de Arnedo; Curro de la Casa, con una buena tarjeta de presentación en Zaragoza y que indultó un novillo en Moralzarzal; Emilio Huertas, un trofeo en Sevilla y buena nota en Madrid; y Alberto Durán, con importantes actuaciones en Las Ventas, malogradas por el fallo con la espada.

Fuera de las plazas de máxima categoría han dejado huella muchos toreros, entre ellos Luis Gerpe, Sebastián Ritter, David Martín Escudero y Juan Leal. Gerpe, con triunfos en Villa del Prado o Villaviciosa de Odón; Ritter, con triunfos en Moralzarzal, El Espinar, Becerril de la Sierra y Arnedo; Martín Escudero, el más destacado en el ciclo de Guadarrama. Y el galo Juan Leal, quien lideró el escalafón francés con una decena de novilladas.

Dentro del escalafón novilleril, en la otra cara de la moneda, no podemos olvidarnos del gravísimo percance que sufrió Juan Bellido Chocolate en Ayllón (Segovia) el 29 de septiembre, sufriendo una cornada en el cuello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios