Toros

Nazaré abre la Puerta Grande, Vanegas corta una oreja y Serna, de vacío en Mérida

  • El torero de Dos Hermanas corta dos orejas a su segund toro tras una gran faena

Antonio Nazaré. Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré. / juan carlos vázquez

Antonio Nazaré abrió la Puerta Grande de la plaza de toros venezolana de Mérida, en el tercer festejo de la Feria del Sol, una importante faena de dos orejas en una tarde en la que sobresalió el valor heroico de Manolo Vanegas, que sufrió dos escalofriantes volteretas, siendo herido en el labio y recibiendo veinte puntos de sutura. Un trofeo paseó el venezolano, mientras que el debutante Rafael Serna se dejó el premio en la espada.

Con más de media entrada. Tercera de la Feria del Sol. Seis toros de Los Ramírez. Destacó el bravo cuarto para el que se pidió el indulto. Antonio Nazaré, palmas y dos orejas; Manolo Vanegas, palmas y oreja; Rafael Serna, palmas y silencio tras aviso. Vanegas pasó a la enfermería y recibió 20 puntos de sutura en el labio.

Al cuarto de la tarde, bravo y noble, los aficionados le pidieron el indulto. Faena muy completa y variada de Nazaré, infinitos pases de todo su repertorio, al grito de "torero" se arrimó al toro en los medios con escalofriantes péndulos. Lo pasaportó de estocada en lo alto que hizo rodar al toro sin puntilla. Dos orejas. A su primero le dio cinco pases por alto, varios derechazos, un molinete, el toro tardó en caer, y fue aplaudido.

Manolo Vanegas se mostró muy entregado desde que se abrió de capa con el segundo, al que saludó con verónicas, y quitó por chicuelinas y gaoneras. En el centro del ruedo comenzó la faena con cinco pases por alto rematando con un ayudado, para instrumentar varios derechazos y naturales. En un momento, al perder la cara del toro, sufrió una fuerte voltereta. Mató al segundo intento y fue aplaudido.

A pesar de estar visiblemente resentido de la voltereta, el quinto fue un toro muy complicado, pero Vanegas se entregó en cuerpo y alma arrimándose como un león hasta recibir otra voltereta espeluznante. Con la cara ensangrentada, el torero no volvió la cara y volvió a darle pelea. Tras estocada y larga petición, paseó una oreja.

El debutante Rafael Serna, recibió al tercero por verónicas y quitó por chicuelinas. Con los pies atornillados en la arena en un palmo de terreno realizó una faena de entrega que no remató con la espada. Tras pinchar en el segundo intento, tuvo palmas. Una bonita faena firmó Serna al sexto, pero su fallo con los aceros le privó de pasear premio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios