López Simón y Escribano cortan una oreja en el coso de Las Ventas

  • Los dos novilleros cuajan una buena tarde ante una novillada de Pallá y el diestro Adrián de Torres, cogido

La plaza de toros de Las ventas abrió sus puertas ayer para acoger el primer festejo de la mini feria de la Comunidad. Cristian Escribano y el debutante López Simón cortaron una oreja por coleta en la entretenida novillada que abrióla miniferia. Adrián de Torres recibió una dura paliza al ser cogido dos veces por cada uno de sus novillos.

Escribano consiguió su oreja tras una faena de intensidad creciente a su segundo en la que predominó el toreo al natural. López Simón cortó la oreja del tercero gracias a una labor en la que llegó con facilidad y recursos a un público muy entregado a su actuación sufrió una voltereta. La novillada de Antonio Palla salió muy noble aunque algo escasa de fuerzas.

Se lidió una novillada de Antonio Pallá con un juego variado. Cristián Escribano se enefrentó en su primero a un animal flojo, pero con calidad. Se lució con los remates, tanto por la izquierda como por la derecha, pero el animal ha ido perdiendo gas a medida que avanzaba la faena, que ha sido silenciada.

Cuando Adrían de Torres se entendió con el segundo de la tarde, su novillo era demasiado tarde. El utrero puso poco de su parte y los enganchones han impedido que llegase al tendido. Adrián sepasó de faena y tuvo dos aparatosas cogidas, aparentemente sin consecuencias.

López Simón cortó una oreja muy merecida a un novillo que se iba apagando a medida que avanzaba la faena. Pases lucidos por abajo, desmayados, que hicieron que el público olvidase el frío. Fue cogido al entrar a matar, aparentemente sin consecuencias también.

El cuarto fue un novillo con algo más de fuerza que sus hermanos y que ha ido a más. Escribano ha podido estar más a gusto que con el primero de su lote. Tandas lucidas junto a una buena estocada han hecho que le fuese concedida la oreja.

El quinto para Adrián fue el novillo más complicado de la tarde. Ha iniciado su faena sin a penas probarlo y ha sido cogido sin consecuencias. No se ha acabado de acoplar y el novillo, aburrido, ha ido a por él y le ha vuelto a voltear. Saludos desde el tercio.

El sexto fue un animal brusco, sin ganas de humillar, al que López Simón le ha sacado tandas muy lucidas por ambos pitones. Un novillo que no puso ganas para embestir, pero al que el madrileño ha añadido lo que le faltaba. Estuvo muy por encima del novillo. Después de un aviso y peticion ha saludado desde el tercio.

El novillero recibió un puntazo en la cara posterior del muslo izquierdo del 15 centímetros y fue atendido en la enfermería de la plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios