Juan José Padilla y Rafaelillo abren la Puerta Grande

  • El Fundi, que dio una vuelta al ruedo, sufre una cornada de 10 centímetros de extensión en el glúteo al entrar a matar · Dura corrida de Miura

Los matadores de toros Juan José Padilla y Rafaelillo salieron en hombros por la Puerta Grande en el penúltimo festejo de la feria de San Fermín después de conseguir un trofeo de cada uno de sus toros pertenecientes a la ganadería de Miura, un encierro duro y correoso en su conjunto con el que la terna compuesta por José Pedro Prados El Fundi, Juan José Padilla y Rafaelillo estuvo a una gran altura, jugándose la vida. Todo ello hizo que en los tendidos se viviera el festejo con emoción. Por su parte, El Fundi dio una vuelta al ruedo en el cuarto, tras ser herido en el glúteo.

El torero jerezano, al que respetan mucho en esta plaza, dio fiesta a su lote. Recibió a su primero con tres largas cambiadas. Con los gritos del mocerío que le animaban con "¡Illa, Illa, Padilla maravilla!" dio espectáculo en el tercio de banderillas. El torero consiguió buenos muletazos con la zurda y se esforzó por el pitón derecho, más complicado. Una labor meritoria, ya que el toro no llegó nunca a romper ni a humillar.

Padilla tuvo como segundo oponente al de mejores condiciones del encierro. El quinto astado, cárdeno, resultó noble y dócil el espada gaditano realizó una labor bullidora, que caló principalmente en el tendido de sol, el que ocupan las peñas. Y una faena que coronó cumplidamente con una estocada.

Rafaelillo también consiguió triunfar con su ardor guerrero ante la difícil corrida de Miura. Con el peligroso tercero se la jugó sin cuento e incluso sufrió dos serios achuchones durante una labor que resultó vibrante y consiguió los mejores momentos en el toreo al natural. Al final de una tanda, el murciano fue volteado, sufriendo un fuerte golpe en la cara. En la suerte suprema se tiró de verad a matar. Tras un pinchazo, estocada contundente. Con el toro que cerró plaza, un animal duro y complicado, Rafaelillo se mostró firme y valiente.

José Pedro Prados El Fundi demostró su maestría lidiadora ante su lote, que resultó complicado. Ante el toro que abría plaza, que embestía a media altura y buscaba, el torero madrileño destacó con la franela en la diestra y robó pases muy estimables. Ante el cuarto, complicado, El Fundi volvió a entregarse. El punto y final del espectáculo fue una escena dramática. El de Fuenlabrada, tras perfilarse en la suerte suprema, se tiró a matar a ley y el Miura, que no pasó, le derrotó en el pecho, le hizo presa y le volteó espectacularmente. Le buscó con saña en la arena y le propinó una cornada en el glúteo. Fue un final en consonancia con la dureza de la corrida de Miura y el esfuerzo de una terna muy entregada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios