Joselito Marín, torero nacido en Cádiz a los dieciocho años

  • Ídolo de la afición local, en 1963 estuvo cinco meses en la puerta de la plaza de toros pidiendo una oportunidad

Joselito Marín nació en Linares, pero se siente de Cádiz desde que con 18 años, en el invierno entre 1962 y 1963, estuvo cinco meses en la puerta de la plaza de toros pidiendo una oportunidad junto con su paisano, también hoy gaditano de adopción, Emilio Minuto.

"Me siento más de Cádiz que de Linares" proclama Joselito, que vuelve a nuestra ciudad todos los veranos y vende Cádiz en Jaén desde su taberna museo "El Cossío", que se anuncia con el subtítulo Joselito Marín. Cádiz.

"Cuando estábamos en la puerta de la plaza pidiendo la oportunidad, la gente se portó maravillosamente. Las marías nos traían la comida y nos trataban como si fuéramos de la familia; nos llevaban mantas, almohadas, un cafelito... nos daban mucho ánimo: Qué te van a poner en una novillada, picha mía, tu no te desesperes".

A Joselito se le humedecen los ojos: "Todo lo que te diga es poco, desde entonces yo quiero ser gaditano y no me importa que la última luz que vea sea esta".

Entró en la plaza la empresa Belmonte, con Alfonso de la Calle como representante y por fin pusieron a aquel "maletilla" de Linares que pedía una oportunidad.

"Entonces tenían mucho cartel Manolo Aibar, gaditano, y Rafael Jiménez Márquez, que el año anterior a nosotros también había estado mucho tiempo en la puerta de la plaza pidiendo una oportunidad con Giraldeño". A Joselito lo pusieron el 19 de mayo de 1963 después de haber estado cinco meses en la puerta de la plaza de toros pidiendo una oportunidad. Toreó erales de la Duquesa de Ahumada alternando con "Gitano Rubio" y Carbonerito".

Joselito estuvo bien y lo repitieron al domingo siguiente con erales de José Villar González, alternando con su compañero de fatigas en la puerta de la plaza, Emilio Fernández "Minuto" y otra vez "Gitano Rubio".

Un nuevo triunfo y otra repetición: con Antonio Cornejo y Joselito "Rebujina", y de nuevo lo repiten al domingo siguiente 9 de junio. Joselito ya se anunciaba como "Ídolo de la afición gaditana". De nuevo lo ponen frente a novillos de la Duquesa de Ahumada con Antonio Cornejo y un chino, "Bong Way Wong". Triunfa. En su cuadrilla, fijo, el padre del cantante Alejandro Sanz

Aún torearía ese año tres novilladas más en Cádiz. Una el 23 de junio con Aurelio Núñez y Juan Pérez "El Doble", linenses; otra el 29 de junio con Cornejo y Paquirri y el 7 de agosto con Manuel Alcántara de Chiclana y Antonio Pérez de San Fernando.

Comenzó a ayudarle Habacuc Cobaleda y toreó bastantes pero tras la interrupción de la mili, cambió el carnet por el de banderillero, siempre suelto, y además fue muchos años conserje de la plaza de Jaén.

Vuelve Joselito a Cádiz todos los veranos, a recordar cuando se vestía en Villa Miguelito y se entrenaba en la plaza y corriendo por la playa: "nada de Cortijo de los Rosales, nada de mujeres. Por encima de todo queríamos ser toreros y entrenarnos". Y lo fue Joselito. "Sí. Torero y de Cádiz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios