Joselito Adame consigue la única ovación en un festejo descafeinado

  • Juan del Álamo y Ginés Marín son silenciados en Logroño con una pésima corrida de Zalduendo

Ni una sola oreja, únicamente una ovación con saludos para el mexicano Joselito Adame, fue el paupérrimo balance del quinto festejo de la Feria de San Mateo de Logroño, un espectáculo para olvidar cuanto antes, marcado, sobre todo, por el nulo juego de la corrida de Zalduendo. Con un cuarto de entrada, se lidiaron seis toros de Zalduendo, el quinto como sobrero, correctos de presentación, muy justos de fuerzas y deslucidos en general. Joselito Adame, ovación y silencio. Juan del Álamo, silencio y silencio. Ginés Marín, silencio tras aviso y silencio tras aviso.

Adame estuvo muy templado ante un toro que se sujetaba con alfileres. En el cuarto ocurrió algo parecido. Buena imagen de Adame, aunque lo afeara todo con un espadazo muy defectuoso.

Juan del Álamo estuvo muy tesonero con un toro muy parado. Con el otro, muy complicado, estuvo muy voluntarioso.

Ginés Marín estuvo por encima de la apagada condición de su primero, con el que dejó el sello del empaque y el buen gusto que atesora. Faltó contundencia con los aceros. Con el flojo sexto, realizó una faena con altibajos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios