San fermin

Un toro suelto de Fuente Ymbro protagoniza un encierro muy emocionante

  • El tercer encierro de las fiestas de San Fermín se salda con al menos un mozo herido con un puntazo en el abdomen.

Comentarios 1

Un toro de la ganadería gaditana de Fuente Ymbro que se quedó descolgado de la manada al final de la calle Estafeta protagonizó esta mañana el tercer encierro de las fiestas de San Fermín, que destacó por su emoción y que se saldó con al menos un mozo herido con un puntazo en el abdomen, en el tramo de Estafeta.

La carrera comenzó a las 8 en punto con la salida de la manada desde los corrales de Santo Domingo encabezada por los cabestros y a un ritmo muy rápido. Los toros, que cerraban el grupo, miraban a izquierda y a derecha mientras subían la cuesta, pero lo hicieron de forma limpia, sin embestir a los mozos.

Una vez en la plaza del Ayuntamiento, la manada arrolló a un mozo que no podía seguir el ritmo de los animales. El grupo volvió a arrollar a numerosos mozos en Mercaderes, donde varios corredores se habían situado a la izquierda de la curva en lugar de a la derecha, como es habitual.

A partir de Mercaderes, un toro negro se puso por delante del resto de sus hermanos y ofreció carreras preciosas a los mozos, que corrieron muy cerca de las astas. Por detrás, el grupo estaba encabezado por los cabestros, hasta que los toros apretaron y se pusieron por delante.

Al final de la calle Estafeta los seis toros se volvieron a hermanar y justo en ese momento, a la entrada de Telefónica, un toro se resbaló y se quedaría descolgado de sus hermanos hasta el final de la carrera. El animal miraba a los mozos que le citaban para guiarlo hasta la Plaza de Toros y avanzaba muy despacio y girándose constantemente, derrotando a izquierda y a derecha.

El momento más peligroso se vivió en la bajada al callejón, cuando el animal embistió contra uno de los pastores que trabajan a su cola para intentar facilitar la llegada del toro a la Plaza de Toros. El pastor se encontraba a la izquierda del vallado y contó con la ayuda de varios mozos y pastores para llamar la atención del toro.

No obstante, según las primeras informaciones, no hubo incidentes de gravedad en este tramo, pese a lo peligroso de la situación, y el toro fue conducido finalmente con éxito hasta los chiqueros de la Plaza de Toros, donde se encontraban ya los otros cinco bureles.

Las reses serán lidiadas a las 18.30 horas por los diestros El Cid, Sebastián Castella y Miguel Ángel Perera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios