El Ciclón de Jerez vuelve de un viaje inolvidable

  • Juan José Padilla, que será operado mañana, llegó a Madrid y a continuación se trasladó a Sevilla para consulta médica

 Anoche llegaba a su domicilio de La Jara en Sanlúcar el matador de toros Juan José Padilla tras su triunfal periplo americano, en el que ha cerrado un gran hito profesional en las dos plazas más importantes de la otra orilla del toreo, una gran tarde en la plaza limeña de Acho y la salida a hombros, el pasado domingo, de la Monumental Plaza México.

El ciclón de Jerez ha viajado muchas veces a América durante su ya larga carrera profesional. El Jerezano ha toreado en todos los  países taurinos, hasta en Estados Unidos. Había toreado en Perú pero hasta la fecha no pudo debutar en Acho donde estaba anunciado en la feria de 2011 pero el toro de Zaragoza lo impidió. No solamente cortar oreja sino el mero hecho de verse en esa plaza un año después era muy especial para él.

Por cierto que en Lima no faltó a la cita con el venerado San Martín de Porres, santo limeño del que el torero es muy devoto. Su hijo lleva ese nombre y el torero hace que siempre haya una imagen del santo moreno lego de la escoba en la capilla de cada plaza que torea.

Y la México. Padilla ya había toreado en México y se presentó en la Monumental hace ocho temporadas. Volvía para un triunfo importante, una puerta grande de la cátedra de Insurgentes que sueña todo torero.

Pero en este viaje había mucho más.  Ya que antes hizo escala en Aguascalientes, la capital del muy taurino estado hidrocálido, porque recibía un multitudinario homenaje de los aficionados del Centro Taurino “Seda y oro” que cumplía veinte años.

Ese mismo día 12 acudió a la centenaria plaza de toros “ San Marcos” de Aguascalientes para impartir una clase práctica con la participación de 150 niños y jóvenes de la escuela Taurina Municipal, la escuela Taurina de la empresa Espectáculos Taurinos, La escuela de Triana y la escuela de las Artes y el Toreo.

Ese mismo día miércoles, emprendió viaje a Guanajuato para presenciar la despedida de los toros de su amigo Antonio Barrera. Toreaba otro amigo, Morante de la Puebla, y Padilla no quiso faltar a esa tarde tan emotiva para un profesional en el que sonaron “Las golondrinas” para Barrera y se dio la especial circunstancia de que un representado, Morante, le cortara la coleta a su apoderado.

Al día siguiente al campo a la ganadería de Medina Ibarra y por la noche, vuelta a Aguascaliente al Gran Hotel Alameda para el excelente acto organizado por la directiva del Centro Taurino “Seda y oro” que preside Rafael Loyola Padilla y que cuenta como responsable de comunicación con Alberto Piña. El acto fue moderado por el cronista taurino Ramón Ávila “El Yiyo”.

Nada menos que 1.050 personas acudieron a escuchar al maestro de Jerez. Durante una hora y cuarto el torero expuso su vida, sus inicios, sus dificultades, sus triunfos, y sus percances. La charla de un enamorado de su profesión, de la su vida y de su familia. Padilla fue muy aplaudido. El espada hizo subir al estrado a Diego Robles, reconociéndose ambos su amistad y entrega profesional con un abrazo.

Al día siguiente, el pasado viernes, tentadero en la vacada de San Isidro, donde el ganadero Guerra le tenía preparadas al diestro cinco vacas, y a las cinco de la tarde  del aeropuerto de Aguascalientes al aeropuerto Benito Juárez de México D.F. con el sueño de una puerta grande que se ha hecho realidad.

Juan José Padilla llegó ayer al aeropuerto de Barajas muy satisfecho y viajó a Sevilla a visitar al doctor García Perla que le tenía preparada una analítica de cara a la operación de evisceración del ojo lesionado por la cornada que se verificará mañana jueves. El torero estaba muy animado “deseando llegar a casa” nos decía. También le han implantado un audífono en el oído izquierdo.

Mañana será intervenido y aún le espera una intervención más. El diestro está muy preparado y con fuerza de cara a la evolución posterior de la operación, que se pronostica dolorosa, pero el Ciclón tiene una receta infalible para eso: una Navidad en familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios