Cádiz, próximo objetivo de la muestra Cuba Brava tras su paso por La Habana vieja

  • Se crea un grupo de investigación histórica del tránsito del toreo hacia Cuba y México

El matador de toros mexicano Rodrigo Galguera, comisario de la exposición 'Cuba Brava' organizada por la Embajada de México en Cuba. El matador de toros mexicano Rodrigo Galguera, comisario de la exposición 'Cuba Brava' organizada por la Embajada de México en Cuba.

El matador de toros mexicano Rodrigo Galguera, comisario de la exposición 'Cuba Brava' organizada por la Embajada de México en Cuba. / F. O.

Tras dos meses, julio y agosto, de permanecer expuesta en La Habana vieja la muestra "Cuba Brava, el toreo en la memoria histórica de Cuba", el objetivo de sus organizadores y comisarios, el matador de toros mexicano Rodrigo Galguera y el promotor Erich Harrsch, es que la muestra pueda ser expuesta en Cádiz.

Para Rodrigo Galguera, como taurino mexicano, se trata de un recorrido natural: "El toreo moderno llegó a México a través de Cuba desde Cádiz y es muy importante la huella gaditana, por tanto es una especie de viaje de regreso recuperando la memoria en una ciudad que como La Habana ha perdido su rica tradición taurina".

Porque la exposición, apadrinada por Curro Romero, tiene un cuño mexicano ya que su sede fue la Casa de México en La Habana vieja y estaba patrocinada por la Embajada de México. Estuvo acompañada de un concierto de pasodobles en la Plaza de Armas, un pasacalle con un alguacilillo montado en su caballo al ritmo de los mariachis, y sesiones públicas de toreo de salón en las que los habaneros, siguiendo las indicaciones del matador Rodrigo Galguera, se ejercitaron en el manejo de capotes y muletas.

Ahora las miras apuntan al rincón taurino gaditano para conseguir que el próximo verano se reviva la memoria histórica taurina de Cádiz, recordando a los matadores y de esta zona que llevaron el toreo a Cuba y toda América, los matadores gaditanos José Díaz "Mosca", Enrique Ortega, Juan Jiménez Reina "Yerbabuena", Lázaro Sánchez, Francisco Jiménez Ortega "Rebujina", Paco de Oro, Agualimpia o El Pipa; El Pato de Chiclana, Bernardo Gaviño o El Americano de Puerto Real, Hermosilla de Sanlúcar, Chicorro de Algeciras, El Jerezano y tantos otros toreros del rincón que lucieron a gala nombres artítisticos como Habanero o Cubano.

Galguera y Harrsch está promoviendo un grupo de estudios de historiadores taurinos de México, Cuba y España para recuperar todo ese rico tránsito y editar un libro sobre ese ancho camino del toreo que fue la Isla de Cuba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios