borja jiménez. matador de toros

"Apenas he toreado y estoy por ver en las plazas de primera categoría"

  • El diestro sevillano comienza una nueva etapa de la mano de Amilburu

Borja Jiménez, quien afirma estar mentalizado para triunfar en las "oportunidades de oro" que tenga en 2018. Borja Jiménez, quien afirma estar mentalizado para triunfar en las "oportunidades de oro" que tenga en 2018.

Borja Jiménez, quien afirma estar mentalizado para triunfar en las "oportunidades de oro" que tenga en 2018. / belén vargas

Borja Jiménez (Espartinas, 1992) comienza una nueva etapa con Pepe Amilburu como apoderado, quien ya dirigió a Javier, hermano de Borja y también matador de toros. El diestro sevillano, con tan sólo una veintena de corridas de toros en su carrera, apenas ha contado con oportunidades tras su alternativa el Domingo de Resurrección de 2015 en Sevilla, donde cortó una merecida oreja tras ser apadrinado por su paisano y maestro Juan Antonio Ruiz Espartaco. Este año no fue contratado para actuar en la Maestranza.

-Borja, ¿por qué la apuesta de la mano de Amilburu?

-Es una persona de nuestra confianza, que apoderó a mi hermano en su etapa de novillero, quedando en el primer puesto de ese escalafón. Puede ser una cosa muy buena y espero torear bastante.

-Su representante gestiona algunas plazas...

-Sí, como Íscar, Fitero y Tordesillas. Espero entrar en ellas.

"En Sevilla corté una oreja en mi alternativa y no he vuelto, y en Madrid todavía no he confirmado"

-¿Cómo surgió este apoderamiento?

-Nos llamó para un festival y a raíz de ahí hablé con él. Me transmite seriedad. Es una persona que hace las cosas bien.

-¿Qué precisa para que este apoderamiento funcione?

-Volver a entrar en Sevilla y la confirmación en Madrid. Hay que estar en esas dos plazas.

-Este año, fuera de ellas, prácticamente no ha podido torear...

-Han sido dos o tres corridas y dos o tres festivales.

-¿Con qué faena se queda?

-Con una en Azpeitia, al primer toro, de la ganadería de Ana Romero, al que corté una oreja.

-Con tan escaso número de festejos, ¿ha dado un paso en su toreo?

-Sí, hombre. Sobre todo porque he reflexionado mucho. Una situación así te puede aburrir o curtirte.

-¿Y cómo lo está viviendo?

-Toreo mucho de salón y estoy mentalizado para triunfar en las oportunidades, que serán de oro. Aunque suene a tópico es una realidad.

-¿En qué ha reforzado su tauromaquia?

-Esta situación me ha hecho madurar y soy un torero más asentado y con las ideas más claras para avanzar.

-¿Cómo se está preparando?

-Tengo la fortuna de que hago mucho campo. Desde que acabó la temporada llevo una decena de tentaderos, el último en Rocío de la Cámara, Además, me entrego todos los días en los entrenamientos.

-Repasando su estadística, apenas ha toreado como matador de toros.

-El primer año fueron once corridas; el segundo siete y esta temporada un par de ellas.

-Está por ver en las grandes plazas.

-Es lo bueno de mi caso. En la plaza de Sevilla corté una oreja en mi alternativa y no he vuelto y en Madrid todavía no he confirmado. De novillero toreé en todas las plazas de primera, pero al tomar la alternativa me quedé parado.

-¿Y eso no le hace mella en su moral ni en su afición?

-O te hundes anímicamente o te curtes. Y en este segundo caso, te ayuda. Muchas veces viene bien para el torero. Ya se qué es muy duro entrenar todos los días y estar parado, pero hay que hacerlo para evolucionar.

-¿Qué le gustaría que se cumpliera para 2018?

-Entrar en Sevilla y en Madrid. Quiero demostrar que estoy aquí y me preparo para eso como si estuviera anunciado.

-¿Y cuál es el escenario profesional futuro con el que sueña?

-Situarme y posicionarme para ser figura. Ahora debo estar preparado para que no se me pase ni una sola oportunidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios