Los Aguirre protagonizan un peligroso encierro con una cornada

  • Un mozo ha sido herido en el glúteo en la calle Telefónica, donde tres de los toros han propiciado los momentos de mayor tensión.

Comentarios 1

Los toros de la ganadería sevillana de Dolores Aguirre han protagonizado hoy un multitudinario y peligroso encierro, que se ha saldado en poco más de tres minutos y en el que un corredor ha resultado corneado en el glúteo.

El encierro de hoy, el sexto de las fiestas y desarrollado bajo un cielo encapotado que amenazaba lluvia, ha registrado una afluencia de corredores muy superior a la de días anteriores por coincidir en sábado.

La expectación por la carrera ha sido aprovechada por varios jóvenes que poco antes de escucharse el cohete del inicio han intentado exhibir unas pancartas, si bien la Policía Municipal se lo ha impedido.

Con puntualidad, a las 08:00 horas, la manada salía de los corrales de Santo Domingo encabezada por los cabestros y, si bien se ha estirado ligeramente en los primeros metros, rápidamente se ha reagrupado y ha entrado en contacto con los mozos.

Pese a la numerosa participación, ya en estos primeros metros se han podido ver bonitas carreras ante los astados, el último de los cuales, de color tostado, ha subido la cuesta mirando al lienzo de la muralla, aunque sin lanzar derrotes.

La manada, compacta, ha cruzado estirada y sin hacer por los mozos los tramos de la Plaza Consistorial y Mercaderes, donde se han producido las habituales caídas de corredores aunque sin que se hayan creado grandes momentos de peligro.

Los de Dolores Aguirre han tomado la curva de la Estafeta de forma limpia, pese a que uno de ellos ha perdido los cuartos traseros pero no ha llegado a quedarse en el suelo ya que se ha levantado con rapidez.

Al comienzo de la calle Estafeta uno de los toros ha adelantado a los cabestros, seguidos a poca distancia por el resto de sus hermanos, que han protagonizado en este tramo numerosos momentos de peligro en los que los encontronazos de astados y mozos han sido constantes, así como las caídas de corredores.

En la segunda mitad de esta calle la manada se ha fragmentado aún más, al quedar con un toro en cabeza, seguido por tres de sus hermanos metros más atrás, y por otros dos, más rezagados, cerrando la manada, lo que ha permitido a los mozos encontrar huecos entre las astas y lucirse protagonizando excelentes carreras.

En Telefónica, tres de los toros han propiciado los momentos de mayor peligro, al escorarse hacia la derecha y barrer el vallado sin detenerse, aunque en este punto uno de los mozos ha recibido una cornada en el glúteo.

La plaza de toros, hoy absolutamente repleta de espectadores, ha acogido la entrada sin problemas de los cuatro primeros astados a chiqueros, aunque los dos últimos se han girado y han dado una vuelta al anillo debido a la acción de un imprudente que ha lanzado un balón a la cara de los animales, lo que ha obligado a intervenir a los dobladores para conducirlos a los corrales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios