Una pantalla tomada por la crisis

  • El coste recortado de los nuevos programas ha sido, salvo excepciones, la tónica de 2012, un año marcado por el estreno de 'La Voz' y por el resurgir de los programas de debate y de análisis de la actualidad

Cuando en las calles empiezan a sonar los primeros villancicos, llega el momento de echar la vista atrás para hacer balance de lo más significativo del año. En esta ocasión, también en televisión, el 2012 ha estado marcado por la crisis en su sentido más amplio, ya que no sólo han sido las noticias relacionadas con este asunto las que han marcado los informativos y programas de debate de las principales cadenas sino que también se ha dejado sentir en el contenido de las parrillas. Y es que, a raíz de los recortes que han aplicado las distintas cadenas, 2012 se ha caracterizado por los estrenos 'low cost'. Las cadenas han optado en muchas ocasiones por los programas de bajo presupuesto, como los espacios de análisis de actualidad que se han estrenado en las últimas tardes de Cuatro y La Sexta. También Televisión Española, con su tijeretazo de más de 200 millones, ha tirado de los programas baratos para terminar de ajustar su programación, como el magacín + Gente, el concurso que presentaba Ramón García, ¿Conoces España? o la Audiencia Abierta de los sábados, centrada en la agenda de la Casa Real. Tampoco tuvo tirón en TVE la serie de entrevistas que conducía Julia Otero (Entrevista abierta), aunque no fue el único programa de entrevistas que fracasó. Tampoco tuvieron suerte en Antena 3 ni Buenafuente (Buenas noches y Buenafuente) ni Sardá (Usted perdone).

Lo que sí ha gustado, y mucho, ha sido la música en todas sus variantes. En una pirámide coronada, y con mucha diferencia, por el talent show La Voz, que ha terminado rompiendo todos los registros -con audiencias que han superado incluso las de un buen partido de fútbol-, en 2012 se estrenaron programas de nuevos talentos, como El número 1 de Antena 3, o nuevas entregas protagonizadas por famosos, como Tu cara me suena, que sigue poniéndose en lo más alto de la tabla en esta segunda temporada. En cambio, no corrieron la misma suerte programas como Todo el mundo es bueno o Dando la nota, que tuvieron que retirarse de la parrilla de Telecinco y Antena 3, respectivamente, a las pocas semanas de su estreno.

En el apartado de series, la ficción nacional sigue siendo la que más llama la atención. Un buen ejemplo lo ha tenido TVE con Isabel, una serie que estaba prevista para las primeras semanas de 2012 y que, por su excesivo presupuesto, quedó arrinconada durante más de medio año. Cuando después del verano por fin decidieron estrenarla, la serie no defraudó y contribuyó a que TVE repuntara sus decaídos índices de audiencia con un respaldo de millones de espectadores desde el mismo día de su estreno. En este mismo capítulo de series nacionales de éxito hay que incluir otras ficciones como Pulseras Rojas, que llegó a Antena 3 en julio, o Luna el misterio de Calenda, y la comedia Con el culo al aire, ambas en la cadena principal de Planeta, que también convencieron a una audiencia generosa. En el otro lado de la moneda se situarían series como Toledo, La fuga o Frágiles, que, a pesar de que no tuvieron un mal comienzo, sus índices se fueron desinflando a medida que pasaban las semanas. Mención aparte merece Stamos Okupa2, una ficción grabada en los estudios de TVE y que ha pasado muy de puntilla en todos los audímetros.

En cuanto a los realitys y docurrealities que han visto la luz en 2012 destacó por su buena acogida el presentado por Luján Argüelles en Cuatro, ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, un programa que revolucionó todos los índices de la cadena en su primera entrega, estrenada en enero, y que ha repetido éxito tras el verano con nuevas mamás que buscan chica o chico para sus retoños. No ha tenido el mismo éxito, el docurreality conducido por el torero Manuel Díaz El Cordobés, Padres Lejanos, que Cuatro pasó pronto a su franja de madrugada. En cambio, pese a llevar más de una década en antena, lo que ha vuelto a convencer a los espectadores ha sido la casa de Guadalix. Gran Hermano arrasó en su edición 12+1 hasta el punto que a los pocos días de cerrar la temporada, la casa volvió a abrir sus puertas con los mismos protagonistas para darles la opción, por primera vez en la historia del programa, de que lavaran sus trapos sucios en antena sabiendo ya lo que habían despotricado los unos de los otros en los distintos espacios de Telecinco.

2012 también fue un año marcado por los concursos. Y es que, a los que ya cuentan con un nombre consolidado en las tardes de las grandes cadenas, como Pasapalabra, Atrapa un millón o Ahora Caigo, se sumaron otros con distinto éxito, como Avanti o El Cubo, que no consiguieron el éxito esperado y terminaron su periplo antes de tiempo, o Lo Sabe no lo sabe, en Cuatro, que sigue logrando el respaldo de la audiencia desde su estreno el pasado julio. No tuvo tanta suerte El Millonario de Nuria Roca en la sobremesa de La Sexta ni Te lo mereces, el concurso solidario que presentaba Paula Vázquez en Antena 3, que desapareció de la parrilla a las pocas semanas.

En la cadena andaluza, 2012 fue el año de la unificación de las parrillas. Con la desaparición de Canal Sur 2 se quedaron en el camino programas de divulgación y de servicio público y, los que se mantienen, se han agrupado en contenedores semanales. Los beneficiados por este cambio hansido, entre otros, Manu Sánchez y Toñi Moreno, cuyos programas(La semana más larga y Tiene arreglo) han pasado a tener más relevancia en la parrilla. En cambio, series veteranas como Arrayán y las tradicionales telenovelas de la franja de sobremesa, han tenido que despedirse de forma definitiva ante el importante recorte presupuestario previsto en RTVA.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios