Sardá deja plantado a Telecinco por su pelea con Gestmusic

  • El comunicador abandona su nuevo 'late-show' al obligarle a prescindir de Toni Cruz y Josep María Mainat

Uno de los regresos más esperados de 2009 tendrá que aguardar a otro proyecto, y quién sabe si en otra cadena. Javier Sardá ha dejado plantado a Telecinco en el proyecto de un late-show semanal que vendría a rescatar al desaparecido Crónicas marcianas.

El conocido comunicador, rey del late-night entre 1997 y 2005, sigue la estela de sus productores (más que amigos son de la familia para él), Josep María Mainat y Toni Cruz. Los componentes del desaparecido grupo musical La Trinca, fundadores de la productora Gestmusic, han abandonado la cúpula de la multinacional Endemol en España, empresa controlada por Telecinco, por discrepancias con la cadena y con el consejero delegado, Paolo Vasile. Las razones de la ruptura y dimisión se han debido a la programación de Operación Tony Manero, que tras un estreno sin paliativos en la sobremesa del domingo ha pasado a horas intempestivas, y la propuesta de la cadena de que Sardá abandonase a sus compañero. El proyecto anterior del periodista catalán había sido el programa de viajes Dutifrí, una toma de contacto en el regreso Sardá con el medio tras más de un año de descanso, amén de colaborar el talent show Tú sí que vales.

"Gestmusic y Telecinco están atravesando una situación de desencuentro y tensión", admitía ayer Javier Sardá, contexto que ha llevado al fracaso el proyecto que estaba en ciernes. "Hace unos días, la dirección de Telecinco me comunicó oficialmente que no querían que Gestmusic produjese mi programa. Al conocer esta decisión, los directivos de la productora dimitieron. Era, según ellos, la gota que colmaba su vaso", informaba Sardá en el comunicado. "Uno a mi disgusto profesional, el desaliento personal ante el desacuerdo de quienes han conformado mi trayectoria televisiva", lamentaba el comunicador, tras una trayectoria de 14 años en proyectos conjuntos.

En las instalaciones de Gestmusic, en el término barcelonés de San Just Desvern, se estaba preparando el plató del nuevo programa, que contaba con parte del equipo para la elaboración, la idea estaba en marcha. La propuesta de Telecinco era para Sardá "una decisión que me situaba en el centro del conflicto entre la cadena y la productora". "Era, para Telecinco, una decisión a la que tienen perfecto derecho, pero que considero totalmente inadecuada para un proyecto televisivo en pleno proceso de creación", defiende con un lamento a quien se le había encargado reproducir el espíritu de aquel Crónicas que dominaba en la noche televisiva.

Boris Izaguirre, Carlos Latre y Mercedes Milá eran algunos de esos nombres que iban a formar parte del nuevo proyecto, que se trunca sin visos de una resolución próxima.

"A Toni Cruz, a Josep Maria Mainat, a Manuel Villanueva y a Paolo Vasile, les deseo suerte. Unidos o en divergencia. Pero debo dejar claro que este ambiente me imposibilita seguir adelante con mi nuevo proyecto", argumenta Sardá desmarcándose del conflicto directivo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios