Azúcar para los altavoces de la radio

  • l Concha García Campoy, flamante premio Joaquín Soler Serrano, ha estado casi 20 años en la radio aunque todo el mundo la recuerde más por la televisión

Un día del 86, cuando la Guerra Civil ya quedaba a medio siglo de distancia, despidió el Telediario con un "Salud" que a algún espectador se le antojó como un guiño de rojerío. No era la intención de Concha García Campoy (Tarrasa, 1958) que ahora, más que nunca, ha necesitado mucha de esa salud para plantarle cara con éxito a la leucemia que hace un año la retiró de la pantalla matinal de Telecinco. La mayoría relaciona a García Campoy, una catalana de padres andaluces que se forjó en Ibiza, con un rostro de la tele, pero sobre todo es una gran voz de la radio. Una voz siempre dulce y sonriente. Y siempre presta a la interrogante más curiosa y firme. La que fuera la presentadora de Las mañanas de Cuatro comenzó en la COPE de Ibiza en 1979 y desde los estudios de la radio pasó a los platós de Prado del Rey antes de disfrutar de casi veinte años de ondas mañaneras y "noctívagas" (como le gustaba decir a ella). Las academias de Radio y de Televisión, unidas, le han concedido el premio Joaquín Soler Serrano y no ha sido por casualidad. Ni mucho menos por homenaje oportunista.

La Campoy hizo redescubrir a muchos oyentes los fines de semana con magacines relajados, pero también pujantes, como el A vivir que son dos días que vino a animar la parrilla de la cadena SER, cuando en esos días no se veía más allá del deporte. También en Onda Cero condujo Hoy es domingo durante seis años, procedente del informativo nocturno La brújula y antes, Noches de radio, para combatir a José María García en la COPE.

La que fuera esposa de Lorenzo Díaz llegó a Onda Cero procedente del cerrojazo de Antena 3 Radio, cuando Prisa adquirió la cadena de Martín Ferrand, los Herreros y García. Colocaron en las mañanas al tesoro de los findes de la SER, pero no hubo manera de remediar el naufragio. Fueron momentos de cambios para García Campoy, que también pasó por Punto Radio antes de reencontrarse con viejos amigos en Cuatro.

La también portavoz de la Academia de TV coincidió con el presidente, Manuel Campo Vidal, en su debut en TVE, en los Telediarios de José María Calviño, en 1985. La otra pareja era la de Carlos Herrera y Ángeles Caso. Nuevas caras, entonces, para una televisión que terminaba de despellejarse de cualquier rastro de otros tiempos. De aquella época queda la visión idealizada de una joven García Campoy, siempre azúcar en los oídos, que volvió a tomar el pulso a la actualidad en el informativo despertador de Telecinco.

Repuesta de la cornada, junto a su pareja, Andrés Vicente Gómez, afronta proyectos teatrales y mientras aguarda a un trasplante y a su regreso a las cámaras luce orgullosa su merecido premio radiofónico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios