Tecnología con proyección exterior

  • La agencia regional de promoción presenta a empresarios portugueses, chilenos, mexicanos y argentinos las posibilidades que ofrecen los servicios avanzados desarrollados por firmas de la comunidad andaluza

La bonanza económica de los últimos años ha permitido a las empresas tecnológicas de la región aprovechar el tiempo para posicionarse en el mercado nacional. Sin embargo, el escenario ahora es bien distinto, con una acentuada desaceleración que no sólo ha dejado la actividad en una especie de impasse, sino que, además, aconseja saltar al extranjero para garantizar la continuidad del desarrollo del negocio. Así se puso de manifiesto en el Encuentro Internacional de Tecnologías de la Información, celebrado estos días por Extenda y destinado a presentar la oferta del sector andaluz a un nutrido grupo de empresarios procedentes de Portugal, Chile, México y Argentina.

Pedro Bisbal, director de Información y Comunicación de Extenda (Agencia Andaluza de Promoción Exterior, dependiente de la Consejería de Economía), enmarcó este evento en el plan de internacionalización sectorial que su entidad está diseñando con el respaldo de la patronal tecnológica Eticom. Y es que ambas partes se han propuesto que, de aquí a 2010, cien firmas tecnológicas de la comunidad estén operando en el extranjero y obtengan en esos mercados alrededor del 20% de su facturación. En el punto de mira estarán Europa, EEUU, México, Brasil, Argentina, Uruguay, Marruecos, Túnez, Argelia y China (en este caso, el interés estaría, básicamente, en importar).

De acuerdo con la radiografía presentada por el secretario general de Eticom, Guillermo Martínez, en Andalucía hay mil empresas tecnológicas (la mayoría de ellas concentradas entre Sevilla y Málaga), que sustentan 17.000 empleos de alta cualificación y cuyas ventas han venido creciendo a un ritmo de dos dígitos durante los últimos cinco años. En cuanto a los retos más inmediatos del sector, destacó, precisamente, el salto al exterior -sólo el 13% de las firmas está enfocando su actividad más allá de las fronteras nacionales-, la creación de una cultura de la cooperación (es un segmento muy atomizado y necesita dimensión para poder afrontar proyectos de cierta envergadura) y la búsqueda de más especialización. Atendiendo a los dos primeros, Extenda y Eticom han decidido articular el plan de internacionalización en torno a la configuración de grupos de exportación, siendo los subsectores con mayor potencial aquellos que están vinculados a la tecnología para la Administración pública, sanidad, utilities, agroalimentación y turismo.

Para atender a algunos de esos retos e, incluso, definir estrategias de futuro, existen servicios como los que presta Citandalucía (firma adscrita a la Consejería de Innovación), que tiene el cometido esencial de impulsar la transferencia de tecnología entre empresas y centros y grupos de investigación, y potenciar la participación de todos ellos en programas internacionales de I+D -el Fondo Tecnológico de la UE ha asignado 867 millones de euros a la financiación de proyectos andaluces para el periodo comprendido entre 2007 y 2013-. Daniel Escacena, responsable de Citandalucía, explicó en el encuentro que el plantel de sus prestaciones va desde la organización de jornadas formativas sobre cómo preparar una propuesta para esos programas hasta visitas para evaluar la capacidad de internacionalización de la I+D de las empresas o boletines para la localización de socios tanto por parte de firmas andaluzas como extranjeras.

No obstante, su servicio estrella es Mastrix, una herramienta informática que permite relacionar la oferta y la demanda de tecnología en los distintos sectores económicos de la región. Con una base de datos de 6.000 entidades activas en innovación, no sólo permite casar oferta y demanda, sino que, además, dispone de un sistema automático de alertas para detectar situaciones en las que el consumo de una tecnología sea mucho mayor que su producción o viceversa (en función de ello, se puede determinar si merece la pena incentivar o abandonar una determinada línea de actividad).

Isabel Aguilera, considerada como una de las ejecutivas más influyentes de Europa -ha ocupado cargos de primera fila en compañías de la talla de Dell, NH Hoteles o Google-, también estuvo entre los ponentes de la jornada. Durante su conferencia, hizo una encendida defensa del uso de las tecnologías en la gestión empresarial, ya que, a su juicio, "representan el fin de las excusas para desarrollar todo el potencial" de un proyecto. Más aún en un entorno que definió como "tormenta perfecta" (confluyen varias crisis: financiera, inmobiliaria, medioambiental, energética, de valores...) y donde "las mejores oportunidades serán para los que lo hagan bien".

"La tecnología aporta velocidad, don de la ubicuidad y eficiencia", subrayó Aguilera, quien incidió, asimismo, en las posibilidades que ofrece para "medir". En este sentido, explicó que, por ejemplo, "las ventas han dejado de ser un arte; han adquirido un perfil científico, y se necesitan aplicaciones que permitan segmentar, estudiar y analizar tanto lo que el público le pide a una empresa como lo que ésta le ofrece". Por otra parte, valoró la eficacia y el bajo coste de la publicidad on line o la información que pueden aportar las redes sociales a la hora de tomar decisiones.

Ahora bien, advirtió que en la incorporación de la tecnología al negocio debe primar siempre la profesionalidad, frente a la tradición que hay en España de hacer a veces las cosas para salir del paso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios