Un tribunal de Sidney decide que "oponerse al Papa" no es delito

  • Tres jueces invalidan unas polémicas leyes que permitían imponer multas a aquellos que se manifestaran contra Benedicto XVI durante su visita

Comentarios 5

Una corte de Sydney ha anulado las leyes que consideraban ilegal molestar a los peregrinos que participarán en la Jornada Mundial de la Juventud que el Papa Benedicto XVI celebra en Australia esta semana. Una corte federal apoyó las quejas de grupos en defensa de las libertades civiles, que habían calificados a estas regulaciones de inconstitucionales.

Las polémicas leyes permitían a la policía imponer multas a aquellos que, por ejemplo, se manifestaran mostrando preservativos en protesta por la posición católica frente los métodos anticonceptivos o la homosexualidad, con penalizaciones que podían superar los 5.000 dólares.

Las medidas fueron calificadas de "innecesarias y repugnantes" y fueron denunciadas en la corte federal por el grupo No to Pope (No al Papa).

Finalmente, tres jueces invalidaron la normativa señalando que el Parlamento de Nueva Gales del Sur no pretende limitar hasta ese extremo la libertad de expresión de los ciudadanos.

Se espera que el Día Mundial de la Juventud, encabezado por el Papa, reunirá a 200.000 jóvenes católicos.

El evento de seis días dará comienzo el martes, aunque el Papa no participará hasta finales de semana. Durante su viaje, el Papa se reunirá con grupos aborígenes y repetirá la disculpa realizada por su antecesor, Juan Pablo II, a las comunidades indígenas australianas por las injusticias llevadas a cabo por misioneros católicos.

También informó a los medios que quiere "despertar las consciencias" de políticos y expertos para que actúen en cuestiones medioambientales.

El Papa culminará su viaje presidiendo una misa multitudinaria en el Hipódromo de Randwick, donde se espera que asistan cientos de miles de peregrinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios