Otra testigo incrimina al lugarteniente de Ginés en la red de Coslada

  • Interior niega haber mantenido conversaciones con el alcalde del municipio sobre el comisario de Policía.

Comentarios 1

Carlos Martínez Gil, el número dos del procesado jefe de la Policía Local de Coslada, Ginés Jiménez, volvió a ser incriminado en una nueva rueda de reconocimiento por una de las testigos protegidas del caso de la red de prostitución destapada en la localidad madrileña. Por su parte, desde el Ministerio del Interior negaron hoy la existencia de conversaciones entre el ministro Alfredo Pérez Rubalcaba y el alcalde de Coslada, Ángel Viveros, sobre la destitución del comisario de Policía Nacional que ordenó la detención de uno de los agentes locales de la supuesta trama organizada dirigida por 'Ginés', por maltrato a su mujer.

Lejos de llegar la calma, la trama de corrupción descubierta en Coslada se complica cada vez más. Hoy, una nueva rueda de reconocimiento a la que se sometieron la 'mano derecha' de Ginés, Carlos Martínez Gil, Adrián J.P, Antonio José C.A. y dos de los proxenetas que controlaban a las prostitutas del municipio, Catalin e Iount, terminó con la incriminación de Carlos y Catalin por una de las prostitutas que figura entre las testigos protegidos del caso como sus extorsionadores.

Asimismo, se limitó a decir que conocía "de vista" a Adrián e Iount, mientras que no identificó a Antonio José. Por ello, y al margen de otros delitos, los cuatro primeros están acusados de incitar a la prostitución y al último de un tipo penal contra la libertad sexual. Por su parte, El hermano de Iount, Francisc, no estuvo presente en la rueda al encontrarse ingresado en un centro hospitalario después de que se intentara suicidar en su celda de Soto del Real, donde se encuentra en prisión provisional.

Tras los reconocimientos, la testigo declaró que Carlos "nunca la forzó" y que accedía a sus peticiones por "miedo a las represalias" de Catalin y los hermanos Giurca, que recaudaban el dinero para el anterior. Ahora, el juez Cruz Torres investigará a los implicados en la trama de corrupción, mientras que el proceso penal contra Ginés y otros diez agentes locales encarcelados corresponderá a la jurisdicción de Coslada.

Por otra parte, se une al polémico caso de Coslada la exigencia del consejero de Presidencia del Gobierno de Madrid, Francisco Granados, de la "dimisión inmediata" del alcalde del municipio tras conocerse que el sumario sobre el 'caso Bloque' recoge una conversación entre Ginés y el juez interino Carlos Nogales sobre el Policía Nacional que ordenó la detención de uno de los agentes locales de Coslada por maltratar a su mujer.

Al parecer, en esa conversación Ginés le dice a Nogales, refiriéndose al Policía, que "el alcalde le ha dicho a (Alfredo Pérez) Rubalcaba que se lleven a ese tío ya". Por ello, Granados instó al alcalde a que dimitiera "inmediatamente porque parece que ha colaborado en los hechos que estaba produciendo al considerar que el comisario de Policía Nacional de Coslada era un estorbo para la Local".

Sin embargo, los principales implicados en el asunto de las conversaciones negaron la existencia de dichos diálogos. Por su parte, Viveros negó "rotundamente" haber hablado con Rubalcaba o con cualquier persona de su departamento, en la misma línea que Interior, que desmintió la existencia de estas charlas entre el ministro u otro miembro del Ministerio con el alcalde de Coslada sobre este particular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios