Un preso mata a su novia en un permiso que ella solicitó

  • El recluso, Maximino Couto, llevaba una pulsera localizadora; Interior investiga si hubo algún fallo en su funcionamiento

Maximino Couto, de 60 años, que cumplía condena por amenazas a su ex mujer, mató el sábado, durante un permiso carcelario, a su novia, quien había intercedido ante el director de la prisión de A Lama (Pontevedra), donde estaba interno, para que se lo concedieran. El preso, que además hirió a un policía que intentó reducirlo y a un matrimonio que había testificado en su contra en la causa por la que fue condenado, llevaba un dispositivo de GPS en su muñeca programado para que se activara una alarma en el momento en el que se acercase a la zona de exclusión establecida. En este caso, las proximidades del domicilio de su ex mujer, de la que tiene una orden de alejamiento tras haber sido condenado a dos años y siete meses de cárcel por amenazarla. El Ministerio del Interior ha abierto una investigación para determinar si hubo algún fallo en este dispositivo de localización. No obstante, según Interior, de haber funcionado la alarma tampoco se podía haber evitado la muerte de la actual novia del preso, que nunca le denunció, ya que después de matarla fue cuando se encaminó a la casa de su ex mujer, que en ese momento no se encontraba en su domicilio.

Además del posible fallo en el sistema de seguimiento, se están investigando las circunstancias en las que el preso, que el 19 de diciembre hubiera quedado en libertad al concluir su condena, consiguió un permiso de cuatro días, como en otras ocasiones.

La semana pasada la víctima, María José Peso, de 57 años, fue a la prisión de A Lama para pedir al director que le otorgaran a su novio el permiso que había pedido para hacer diversos trámites y que se quejó además de que se le estaba tratando de forma más dura que a otros presos porque no se le había dado el tercer grado. Una vez de permiso, el agresor mató a su novia, se dirigió al domicilio de su ex esposa en la parroquia de Mourente (Pontevedra), pero no estaba en casa, tras lo que agredió con un cuchillo al matrimonio vecino, que había testificado en el juicio por el que fue encarcelado, y causó un corte en un brazo a un policía que intentó detenerlo. El matrimonio herido está en el hospital, fuera de peligro por ahora.

El hermano de la víctima, José Peso, aseguró que no sospechaban que podría suceder una cosa así, aunque "sabíamos que [el agresor] era muy mala persona".

El delegado de Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente, mostró ayer "la mayor condolencia con la familia y la condena más absoluta a esta conducta criminal".

Por otra parte, un hombre mató ayer por la tarde a una mujer en Valencia e intentó suicidarse por degollamiento, según fuentes de la Policía Nacional. Al cierre de esta edición no se habían facilitado más datos sobre el crimen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios