Más de 80.000 personas podrán tener un título de FP al acreditar su trabajo

  • Los primeros beneficiados procederán del sector de la dependencia, la educación infantil y las energías renovables · El Gobierno pretende acercarse a Europa y que desaparezcan los empleos sin cualificación

Comentarios 9

La ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, anunció ayer que más de 80.000 personas podrán acreditar su experiencia laboral en las primeras convocatorias que se realicen tras la aprobación, a principios de 2009, del Real Decreto de reconocimiento de los méritos adquiridos por experiencia laboral o educación no reglada.

Según esta estimación del Gobierno, estos trabajadores podrán convalidar su experiencia por algunos módulos que componen los ciclos de Formación Profesional (FP) y recibir la orientación necesaria para completar esta formación.

Las primeras convocatorias nacionales para estas acreditaciones se centrarán en los empleos relacionados con el sistema de autonomía personal y atención a la dependencia, la educación infantil y el sector de las energías renovables.

Mercedes Cabrera y el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se comprometieron ayer a impulsar la Formación Profesional a través de una "hoja de ruta", cuyo objetivo es atraer a 200.000 estudiantes más a la FP de grado medio y que los trabajadores sin cualificación puedan acreditar su experiencia.

Cabrera y Corbacho adquirieron este compromiso ante el Consejo General de la Formación Profesional, que reunió ayer a las agrupaciones empresariales y sindicales más representativas, así como a las comunidades autónomas.

Cabrera dijo que probablemente "en el año 2020, la mitad de los empleos en la Unión Europea necesitarán cualificación media o superior", ya que "los empleos sin cualificación tienden a ir disminuyendo dentro del ámbito europeo" y ello obliga a todos los países de la zona euro a hacer "un esfuerzo especial en educación y formación".

En relación al real decreto para acreditar la experiencia laboral, Cabrera indicó que el borrador ya ha recibido el visto bueno de la Comisión Permanente de este Consejo, y el objetivo es poder acreditar dos años de experiencia profesional, de tal manera que "puedan convertirse en módulos de un título de FP o en un reconocimiento de una cualificación profesional".

La titular de Educación explicó que el decreto establece los organismos que lo van a llevar a cabo, los contenidos que se van a contemplar, así como los tiempos de trabajo que se van a acreditar.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, valoró la importancia que tiene en este momento la Formación Profesional debido a la crisis económica por la que atraviesa España, y que tiene "un impacto directo sobre el empleo".

A juicio de Corbacho, la FP "más allá de la retórica" debe "ser una prioridad principal" y debería "ser uno de los objetivos principales a impulsar desde el Gobierno".

En este asunto, el titular de Trabajo considera imprescindible "el diálogo social y la concertación territorial con las comunidades autónomas".

Señaló, además, que el Gobierno "tiene una sola política, que es hacer que la FP tenga cada día más peso y más importancia en la sociedad", y por ello desde Educación y Trabajo impulsarán al "unísono" la potenciación de la Formación Profesional.

Para acreditar su experiencia profesional, los trabajadores deberán participar en las diferentes convocatorias que realicen el Gobierno de España o las comunidades autónomas.

También podrán solicitar la realización de convocatorias específicas las organizaciones empresariales o sindicales.

El proceso de acreditación de la experiencia tendrá tres etapas. En primer lugar, un asesoramiento individualizado sobre la conveniencia de que el candidato acceda a la fase de evaluación. En segundo lugar, la fase de evaluación para cada una de las áreas de competencia en las que el candidato se haya inscrito, de la que se encargará una comisión formada por al menos cinco personas. Y por último, en la etapa de acreditación se expedirá certificación de cada una de las competencias, acordes con los títulos de FP que el postulante haya demostrado.

Los asesores y evaluadores deberán tener una experiencia de al menos cuatro años como profesores de la familia profesional correspondiente o como profesionales expertos en las áreas de competencia que se pretendan acreditar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios