Un periodista marroquí dice que en su país existe libertad de prensa "controlada"

  • Ahmed Mgara, que participa en un curso organizado por la UPO, opina que en España no se le da una cobertura "idónea" al fenómeno de la inmigración

Comentarios 19

El periodista marroquí Ahmed Mgara ha asegurado hoy que en Marruecos, "contrariamente a lo que se dice", existe libertad de expresión, aunque ha puntualizado que tienen una libertad de prensa "controlada" porque no se puede dar "rienda suelta al que no sabe usar la libertad de expresión".

Mgara ha realizado estas declaraciones durante el curso de verano "Inmigración y comunicación", organizado por la Universidad Pablo de Olavide, junto a la Dirección General de Políticas Migratorias de la Junta de Andalucía y la Fundación Sevilla Acoge.

Según el periodista marroquí, en su país hay normas que los profesionales de la información tienen que cumplir, fijadas por el Estado y los sindicatos, como respetar a la Familia Real y la religión, ya que su incumplimiento está penado con multas y prisión, dependiendo de la gravedad de los mismos.

"Los datos hablan por sí solos. En mi país existen 5.800 periodistas acreditados y sólo tres fueron juzgados a lo largo del año pasado", ha agregado Mgara, que ha asegurado que "a veces, se trata de personas que buscan el protagonismo sobrepasando las normas".

Tras relatar que ha ingresado en la cárcel siete veces en el desempeño de su profesión, aunque la primera de ellas se produjo en España en 1975 por colaborar en la creación de una revista para inmigrantes junto al sacerdote jesuita José Peláez, el periodista marroquí se ha referido también al fenómeno de la inmigración, del que ha reconocido que en su país se vive desde una perspectiva diferente a la de España.

En este sentido, ha indicado que ni ven ni viven la tragedia, por lo que ha admitido que no se hace una cobertura "idónea" en la prensa sobre estos hechos.

No obstante, ha recordado que Marruecos también es sitio de paso de los inmigrantes africanos que van a Tetuán, con el único objetivo de llegar a Europa porque "desean, como todo el mundo, poder vivir en una casa digna, tener un trabajo y un coche. Pero los sueños, sueños son", ha sentenciado.

"Los Estados deben pensar en el valor de la vida de un ser humano sin tener en cuenta las etnias", ha subrayado Mgara, y ha agregado: "los seres humanos también tienen la misión de ayudar a los demás porque, en realidad, todos somos migrantes perdidos por la política que practican unos y otros y por la fragmentación social".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios