Los pacientes graves pagarán hasta 4,13 euros en las farmacias de hospitales

  • La ministra de Sanidad dice que están "totalmente exentos" de aportación los "medicamentos de uso hospitalario", como antirretrovirales contra el VIH, el interferón beta o los anticoagulantes.

Comentarios 11

Todos los medicamentos que se suministran a través de las farmacias de los hospitales para tratar enfermedades graves, que en algunos casos tienen un precio muy alto de hasta 2.400 euros, estarán sujetos a aportación reducida, con lo que el paciente pagará como máximo 4,13 euros.

Así lo ha asegurado la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, en el Pleno del Congreso en respuesta a la diputada de CiU Concepció Tarruella sobre la incidencia social de una disposición al real decreto sobre pensiones, "que abre la puerta a un copago en los medicamentos hospitalarios". La parlamentaría se refería a la disposición final primera del real decreto-ley 28/2012, de 30 de noviembre, de medidas de consolidación y garantía del sistema de Seguridad Social, que introduce una modificación de la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, relativo a las aportaciones de los usuarios.

Mato ha explicado que el objetivo de la disposición es equiparar la receta médica con la orden de dispensación hospitalaria para evitar diferentes interpretaciones jurídicas y clarificar ambos conceptos, y poder seguir avanzando en la implantación de la receta electrónica. Además, según Mato, se trata de reflejar la realidad de la farmacia hospitalaria, que incluye los medicamentos que se dan a las personas ingresadas y los que se dispensan a través de las farmacias de los hospitales. "En modo alguno los pacientes hospitalizados van a tener que pagar nada por los medicamentos que reciban", ha dicho Mato, quien ha precisado que también están "totalmente exentos" de aportación los denominados "medicamentos de uso hospitalario", tales como antirretrovirales contra el VIH, el interferón beta o los anticoagulantes. "Estamos avanzando en las medidas de racionalización y nada cambia en cuanto a los medicamentos de uso hospitalario", ha recalcado Mato.

Por su parte, la diputada ha explicado que la orden de dispensación hospitalaria es la que se da a pacientes con enfermedades muy graves, no solo los que tienen VIH, sino también los pacientes oncológicos o los que tienen hepatitis C, y cuyo coste medio se sitúa entre los 15.000 y 20.000 euros anuales. Tarruella ha pedido a la ministra que tanto sus declaraciones de hoy como la nota de prensa aclaratoria que envió en su momento el ministerio, y que no tienen ninguna validez jurídica, se materialicen en una orden ministerial, que clarifique, "porque la alarma social está en la calle".

La titular de Sanidad ha respondido que el ministerio está ya elaborando una resolución en la que se indica el uso de cada fármaco, cuáles se dispensan en la farmacia hospitalaria y si son de aportación reducida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios