La nueva movilidad se orientará hacia los transportes 'verdes' y el teletrabajo

  • Las plataformas de internet para compartir trayectos fueron utilizadas en 2007 por 20.000 usuarios · Algunas ciudades europeas han adoptado ya el servicio de bici-taxi, tan popular en China y en Cuba

Comentarios 2

Los coches verdes o ecológicos, los autobuses eléctricos, las plataformas de internet para compartir transporte y la teleinmersión o videoconferencia con presencia física virtual son algunas de las tendencias que favorecen la movilidad en la actualidad. En el mismo grupo se pueden incluir los bici-taxis, las técnicas de conducción eficiente y, en el mundo empresarial, el teletrabajo.

Son algunas de las propuestas que se han discutido dentro del IX Congreso Nacional de Medio Ambiente, celebrado en Madrid.

Sin embargo, conjugar tiempo y medio ambiente no es fácil, ya que los usuarios del transporte público tardan en España 40 minutos más en llegar al trabajo que los que van en un medio privado, según un estudio de La Caixa.

Construir más carreteras tampoco es la solución, ya que a la larga, "generan más tráfico y disminuye su capacidad de carga", según Pablo Vaggione, secretario general de la Sociedad Internacional de Planificadores de Ciudades y Regiones.

Las tecnologías, en cambio, alivian el problema y el mejor ejemplo son las plataformas de internet destinadas a compartir trayectos, que fueron utilizadas por 20.000 usuarios en 2007 y que consiguieron ahorrar el equivalente a las emisiones de dióxido de carbono de 3.000 hogares en un año, según la empresa Compartir SL.

El Proyecto Pomo contempla la puesta en marcha de uno de estos portales en enero, con carácter personalizado y rutas alternativas, ha adelantado Pau Noy, coordinador de la Fundación Movilidad Sostenible y Segura.

Noy también ha impulsado la creación del carsharing, un servicio de la empresa Avancar que permite disponer durante horas de un vehículo que se recoge y se deja en puntos estratégicos de aparcamiento y que en Cataluña supera ya los 2.000 abonados.

Los autobuses eléctricos constituyen otra alternativa puesto que no contaminan, asegura la empresa distribuidora en España y Portugal, Dilixi, que presentó en octubre otro modelo que funciona con gas natural.

Sin embargo, el director de la Fundación del RACC, Miquel Nadal, no ve tan claro el uso de los coches eléctricos porque "no se sabe el dióxido de carbono generado para producir la electricidad que usan" y, además, si estos coches pagan impuestos por hidrocarburos, "no tienen tanta ventaja para el consumidor".

Los coches híbridos que combinan un motor eléctrico con otro de gasolina funcionan ya en el distrito de Westminster de Londres y se recargan con un enchufe conectado a alimentadores de electricidad. Estos coches pagan un valor "simbólico" por el impuesto de entrada al centro de la ciudad, muy inferior al del resto de vehículos, según Vaggione, que asegura que el coche de hidrógeno llegará en el año 2030.

Nadal, por su parte, cree que el aumento del precio del petróleo puede ser una oportunidad para que se utilicen más coches verdes porque, aunque se paga un sobreprecio inicial por la tecnología que utilizan, se amortizan con el tiempo.

En cualquier caso, la mejor forma de moverse sin contaminar llega de la mano de la "movilidad virtual" que proporciona la teleinmersión, un sistema de videoconferencia que permite tener la ilusión de compartir el espacio físico con el interlocutor; esto es, la apariencia de estar situados en la misma sala, independientemente del lugar del mundo en el que se encuentre cada uno.

El trabajo desde casa o teletrabajo también evita desplazamientos y es una práctica muy extendida en Estados Unidos o en los países nórdicos, donde uno de cada cuatro empleados lo frecuenta, mientras que en España no se llega a uno de cada diez.

Las compañías también deberían gestionar el aparcamiento de sus trabajadores y "dar prioridad a los vehículos con varios ocupantes", aconseja Nadal, firme defensor de los carriles rápidos dedicados a los coches compartidos.

Cualquier propuesta se antoja pequeña, ya que el responsable de WWF en Gran Bretaña prevé 2.000 millones de coches para el año 2030, frente a los 700 millones actuales. Ante este panorama, las bicis de alquiler, los carriles-bici o los tranvías se convierten en prioridades urbanas, y algunas ciudades como Lyon (Francia) promueven el uso del bici-taxi, un sistema popular en China y Cuba que permite viajar en triciclo con un esforzado conductor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios