La limitación de velocidad en los accesos a Barcelona reduce a la mitad las víctimas

  • La velocidad media se ha reducido desde enero entre el 16 y el 18 por ciento y hay menos atascos

Comentarios 4

Al día siguiente de que el ministro de Industria propusiera en el Congreso reducir de 90 a 70 por hora los límites de velocidad en los accesos a las ciudades para ahorrar combustible, los responsables del tráfico en Cataluña han informado de un descenso del 50 por ciento en las víctimas de los accidentes de circulación en los accesos a Barcelona desde que se limitó a 80 por hora la velocidad máxima a principios de año. De hecho, la velocidad media se ha reducido un 16 por ciento en sentido entrada a la capital catalana y en un 18 por ciento en sentido salida. Para colmo, hay menos atascos.

El número de víctimas mortales y heridos graves en accidentes de tráfico se redujo un 50% el primer semestre del año en las vías del área metropolitana de Barcelona donde se aplica el límite de 80 kilómetros por hora, respecto al mismo periodo del año pasado. Según el balance del Servei Català de Trànsit (SCT) hecho público hoy, el número de accidentes con víctimas pasó de 298 a 220, lo que supone una reducción del 26,17 por ciento respecto al mismo periodo de 2007. El número de muertos se redujo un 33,33 por ciento, pasando de seis a cuatro, y el número de heridos graves, en un 54,17 por ciento, pasando de 24 a 11.

El director de SCT, Josep Pérez Moya, afirmó que estas cifras, dirigidas a reducir la contaminación, supone de paso "un valor añadido positivo de cara a garantizar la mejora de la seguridad vial" porque "reduciendo velocidad se reducen los accidentes y su gravedad".

Desde que se empezó a sancionar el pasado 1 de enero, Trànsit ha constatado que la velocidad media en el conjunto de las vías de aplicación de la medida ha bajado un 16,5 por ciento de entrada a Barcelona y un 18,4 por ciento de salida, respecto a una semana tipo de 2007 --mediana de 12 semanas sin contabilizar las retenciones, los festivos extraordinarios ni la época de verano--. No obstante, la reducción fue inferior en la franja nocturna y los días festivos, cuando se respetó menos. Para Pérez Moya esto "forma parte del comportamiento viario" e hizo hincapié en que la bajada en cifras redondas ha sido de un 20 por ciento, algo que calificó de "espectacular".

La zona en cuestión también registró una reducción de las congestiones este primer trimestre en cuatro de las seis vías estudiadas. En la B-20, la B-23, la Autovía de Castelldefels y la Autopista del Garraf se acortaron las retenciones tanto en longitud como en duración media, sin bien en la A-2 y la Autopista del Maresme no se redujeron las colas en el periodo analizado, porque en ellas se observa "un comportamiento irregular", con días de fluidez y días de congestión. "Hay más fluidez en el conjunto de la vía, a pesar de que la congestión en el área de Barcelona es estructural", apuntó el responsable de Transit.

Por otra parte, Pérez Moya aplaudió la propuesta del ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, de reducir los límites de velocidad en un 20 por ciento en acceso de ciudades y vías de circunvalación de gran capacidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios