Las lecheras chinas prometen compensaciones a los afectados por la melamina

  • Los 22 productores lácteos implicados en el escándalo no han detallado la cantidad que recibirán las familias afectadas, pero sí han señalado que entregarán el dinero en un sólo pago y en metálico.

La Asociación de la Industria Lechera China prometió este sábado compensaciones para las familias de los casi 300.000 niños que fallecieron o enfermaron por consumir leche contaminada con melamina.

Veintidós productores lácteos implicados en el escándalo -entre ellos la estatal Sanlu, antes del escándalo líder nacional en venta de leche para bebés y en bancarrota- indemnizarán a los afectados, señaló un comunicado de la asociación hecho público por la agencia oficial china Xinhua.

"Las empresas se han ofrecido a hacerse cargo de las compensaciones. Con ello esperan ganar la comprensión y el perdón de las familias de los niños que enfermaron", añadieron los responsables del sector lácteo chino.

No se detalló la cantidad que recibirán las familias afectadas, pero sí se señaló que se entregará en un sólo pago y en metálico.

El dinero ya está recaudado y "se entregará a los responsables de los niños a través de varios canales", añadió.

Las compañías responsables del escándalo ya se hicieron cargo, o se comprometieron, a pagar los gastos médicos de las familias afectadas, ya que en China la sanidad no es gratuita.

En el comunicado, las firmas prometieron también hacerse cargo de gastos derivados de eventuales efectos futuros de la intoxicación en los bebés.

Hace dos semanas -tres meses después de que se destapara el escándalo- el Ministerio de Sanidad chino también prometió un programa de compensaciones a las familias afectadas.

La melamina, un compuesto plástico utilizado en muebles y resinas, entre otros usos, fue mezclada con la leche para falsear los controles de calidad y que pareciera rica en proteínas, y causó problemas en el tracto urinario e incluso piedras en el riñón a muchos niños que la consumieron, de los que seis fallecieron.

El escándalo volvió a sembrar dudas sobre la calidad de los productos chinos dentro y fuera del país, y causó la retirada de miles de partidas de productos lácteos o derivados en muchos mercados, entre ellos los de la Unión Europea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios