La mitad de los juguetes europeos presentan algún riesgo para los niños

  • Las organizaciones de consumidores aconsejan extremar las precauciones en Navidad ante la presencia de juguetes inseguros · China aumenta las inspecciones para garantizar la calidad de sus productos

La mitad de los juguetes europeos, incluidos los españoles, no pueden considerarse completamente seguros, según un análisis realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). La OCU, junto con asociaciones de consumidores de Bélgica, Italia y Portugal, ha hecho un estudio sobre la seguridad de los juguetes.

En concreto, analizaron 77 juguetes adquiridos en el mercado europeo, de los que 23 provenían de comercios españoles. La conclusión es que sólo 43 de ellos pueden considerarse totalmente seguros. De los comprados en España, sólo 11 de los 23 juguetes no presentan ningún riesgo para los niños.

Los resultados evidencian "la inseguridad de numerosos juguetes y su falta de conformidad a la ley. No cumplen la normativa por defectos en el etiquetado, por tener elementos peligrosos, por generar ruido estridente o estar compuesto de sustancias tóxicas, etcétera", según cuentan desde la OCU. El estudio ha sido remitido a los fabricantes, que han reaccionado de diferente modo: algunos han retirado los juguetes peligrosos, otros han facilitado certificados de sus juguetes incompletos o contradictorios o han buscado excusas inconsistentes.

La OCU ha trasladado los resultados del análisis al Instituto Nacional de Consumo para que, tras las comprobaciones que sean necesarias, retiren del mercado cualquier juguete que pueda poner en peligro la seguridad de los niños de cara a la campaña de Navidad.

La organización de consumidores aconseja a los padres extremar las precauciones: adquiriendo juguetes adecuados a la edad de los niños; leyendo las advertencias de peligro y las instrucciones junto con los niños; guardando la identificación del fabricante o importador y reclamando en caso de problemas.

Ahora llega la época del año en la que se incrementa el consumo por la llegada de la Navidad, y sobre todo es cuando más juguetes se venden. Por ello, la Comisión Europea (CE), China y EEUU acordaron, hace poco menos de un mes un proyecto, para armonizar en el futuro las normas de seguridad de los juguetes, entre otras medidas destinadas a estrechar la cooperación en la protección de los consumidores.

Entre ellas, "el tema más urgente y que más preocupa es la seguridad de los juguetes" y, por ello, los responsables pactaron un proyecto para la armonización de las normas en este sector del mercado, que esperan seguir discutiendo el próximo año, según manifestaron desde la comisaria europea de consumo en una nota de prensa. La propuesta de la CE para prohibir ciertas clases de juguetes está pendiente de ser votada en el Parlamento Europeo, y en 2009 prevé elaborar nuevas normas generales para los productos destinados a los niños.

El año pasado, el 50% de los juguetes peligrosos que se detectaron procedían del gigante asiático. Sin embargo, este año China ha anunciado la disposición de aplicar nuevas normas para aumentar la seguridad de los juguetes. Después de que el año pasado los jugueteros chinos tuvieran que enfrentarse a distintos escándalos por juguetes elaborados con materiales tóxicos, este año han afirmado que garantizarán la calidad de estos productos, según comentó a Efe un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino. "El Gobierno chino presta mucha atención a este asunto y reclamará a los productores chinos que hagan lo mismo", explicaron desde el ministerio, desde donde señalaron que los controles en los juguetes se han incrementado, especialmente para aquellos dedicados a la exportación. Así, se llevarán a cabo un mayor número de inspecciones y supervisión en las plantas jugueteras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios