La inmigración eleva la natalidad en España a su nivel más alto desde 1990

  • El Instituto Nacional de Estadística registra una media de 1,39 hijos por mujer . Aumenta el índice de madres extranjeras en más del 16%.

Comentarios 4

El indicador coyuntural de fertilidad, medidor del número medio de hijos por mujer en edad fértil, alcanzó en 2007 su nivel más alto desde 1990, llegando a 1,39 hijos según el último barómetro del Instituto Nacional de Estadística (INE). El repunte de la tasa tiene como gran protagonista a la población inmigrante, ya que los nacimientos de madres extranjeras aumentaron un 16,4 por ciento. Por comunidades, Ceuta, Melilla y Murcia fueron las que presentaron tasas más altas.

El año 2007 dejó un total de 491.183 nacimientos, lo que supone 8.226 más que los registrados durante el año anterior. Así, y gracias al aumento de la natalidad de la población inmigrante, el número medio de hijos por mujer se situó en 1,39, frente al 1,38 registrado en 2006. Y es que los nacimientos de madres extranjeras aumentaron el pasado año un 16,4% hasta alcanzar los 92.992 bebés, lo que supone un 18,9 por ciento del total de nacimientos de todo el año.

Por nacionalidades, fueron las mujeres marroquíes las que tuvieron más hijos, 20.058, cifra que se traduce en un 21,6% del total de nacimientos de madres extranjeras. Con todo, la tasa bruta de natalidad, la que refleja el número de nacimientos por cada 1.000 habitantes se situó en 10,95.

Gracias a estos datos, al comparar este indicador coyuntural de fertilidad, nuestro país ocupa la mitad de la tabla del resto de países de la Unión Europea, mientras que Francia (2.0), Irlanda (1,9) y Suecia (1,85) presentan el indicador más elevado y Eslovaquia (1,24), Bélgica e Italia están a la cola de la lista, según los últimos datos del Eurostat correspondientes a 2006.

Crecimiento vegetativo

Por comunidades, Ceuta (20,56), Melilla (19,49) y Murcia (13,37) presentaron las tasas de natalidad más elevadas. Por su parte, el crecimiento vegetativo de la población, la diferencia entre nacimientos y muertes fue inferior en 2007 con respecto a 2006, ya que pasó de 111.479 a 106.741 habitantes. En este sentido, fueron Madrid, Cataluña y Andalucía las que superaron al resto con 32.751 habitantes, 23.410 y 30.929, respectivamente. Por el contrario, Galicia, Castilla y León y Asturias registraron los crecimientos vegetativos negativos más notorios.

Así, la tasa de mortalidad registró en 2007 384.442 fallecimientos, es decir, 12.964 más que en 2006. También aumentó la tasa bruta, número de muertes por cada 1.000 habitantes, ascendió hasta el 8,57 frente al 8,43 del año 2006. En cuanto al número de fallecimientos extranjeros, alcanzó los 10.460 y supuso el 2,7 por ciento del total de defunciones.

Por último, 2007 también dejó 4.069 matrimonios menos que el año anterior, de forma que se celebraron 203.697 bodas, de las que un 1,6 por ciento se produjeron entre personas del mismo sexo (3.250). De ellas, 2.180 fueron entre hombres y 1.070 entre mujeres. Por su parte, en un 17,3 por ciento de las bodas (35.185) al menos uno de los cónyuges fue extranjero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios