Un incendio en las turbinas obliga al cierre de la central Vandellós II

  • El fuego se produjo en un generador eléctrico y motivó la activación del plan de emergencia especial en Tarragona · El incidente levanta las críticas conservacionistas mientras el CSN llama a la calma

La central nuclear de Vandellós II, en Tarragona, registró ayer un incendio en el generador eléctrico, que obligó a parar su actividad. El fuego se inició a las 08:49 y quedó extinguido casi dos horas más tarde. Además, se declaró la prealerta de emergencia del Plan de Emergencia Interior. Se prevé que la central deba permanecer cerrada semanas, según el subdirector general de Emergencias del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Eugenio Gil.

Gil aseguró que todos los sistemas de seguridad de la instalación actuaron según lo previsto para estas situaciones y no se han visto afectados por el incendio. El incidente motivó que también fuera activado el Plan de Emergencia Nuclear de Tarragona, según Gil, quien se mantuvo contacto constante con la Subdelegación del Gobierno en esa provincia. Además permanecieron informados, asimismo, la Delegación del Gobierno en Cataluña y la Consejería de Interior de la Generalitat, así como los ayuntamientos de las poblaciones cercanas a la central nuclear.

Gil confirmó que el incendio se produjo en la sala de turbinas de la central, en el edificio eléctrico, separado de la parte nuclear y radiológica. No obstante, la central deberá permanecer cerrada unas semanas, ya que, pese a que el incendio fue pequeño en extensión, la central quedó desconectada de forma automática y no podrá volver a ser conectada a la red eléctrica en el tiempo precisado, lo cual impide la producción.

A pesar de los mensajes de tranquilidad lanzados y de que -según el CSN- el incidente no ha tenido impacto alguno sobre los trabajadores o el medio ambiente, Greenpeace exigió inmediatamente que la central nuclear de Vandellós II interrumpa definitivamente su actividad. Además, la organización conservacionista propone que hasta entonces se detenga de modo cautelar el funcionamiento de estas instalaciones, debido a lo que consideran una patente falta de capacidad y de seguridad. Los ecologistas denunciaron, incluso, que los bomberos fueron avisados una hora y diez minutos después del incidente por parte de la central y además tuvieron que entrar prácticamente a la fuerza porque los responsables de la nuclear querían ocultar lo que realmente estaba pasando dentro.

El alcalde de Vandellós, Josep Castellnou, explicó que "todavía se desconoce la causa del incendio", pero enfatizó que éste se produjo en la zona convencional de la planta, lejos del núcleo de reactor. Sobre el suceso también se manifestó el portavoz de Izquierda Unida (IC) en el Congreso, Joan Herrera, que calificó de "más que preocupante" la acumulación de incidentes en las centrales nucleares catalanas, ya que se refirió también a los episodios registrados en Ascó I. Además, reclamó al CSN que explique cuanto antes qué ha pasado exactamente y cuál es la magnitud del incidente. Herrera también pidió que se haga una valoración sobre si hay que retirar el permiso de explotación a la titular de las instalaciones, la Asociación Nuclear Ascó-Vandellós, gestionada por Endesa e Iberdrola.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios