La explosión de Gavá se cobra su primera víctima mortal, una mujer de 60 años

  • La Generalitat facilita 11 viviendas para realojar a los vecinos afectados, que insisten en denunciar que se avisó del escape de gas.

Comentarios 1

Una mujer de 60 años se ha convertido en la primera víctima de la explosión de gas registrada ayer en un edificio de viviendas de la localidad barcelonesa de Gavá. La fallecida fue trasladad al Hospital Vall d'Hebron tras el suceso, en donde ingresó en estado grave con el 85 por ciento de su cuerpo quemado. Los familiares y vecinos denuncian que la víctima no hubiera fallecido si los bomberos hubieran llegado antes a socorrerla, y si se hubieran atendido las advertencias de que había un escape de gas. Durante la noche cinco heridos fueron dados de alta; ellos junto al resto de familias afectadas podrán hospedarse en 11 viviendas de protección oficial que la Generalitat les ha facilitado gratuitamente. Allí podrán quedarse hasta que se vuelva a construir un nuevo edifico en donde están ahora los escombros tras la explosión.

La muerte de A.F.F, de 60 años, se registró sobre las 08:00, después de que su estado se situara, según el parte médico, como crítico. La mujer que se encontraba en la Unidad de Grandes Quemados presentaba quemaduras de gravedad en el 85 por ciento de su cuerpo. Tras conocer la noticia, su familia denunció que si los servicios de emergencia hubieran llegado antes, la mujer aún estaría viva. En este sentido, señalaron hoy que "los bomberos llegaron más de media hora después de la explosión", al igual que los servicios sanitarios. Los familiares señalaron que fueron ellos mismos y otros familiares de los heridos quienes en "coches particulares" tuvieron que evacuar a la gente del edificio".

El hermano de la fallecida, Manuel F.F, recriminó, además, al hospital que los familiares habían "necesitado psicólogos" y no tuvieron esa ayuda y desmintió que hubieran recibido apoyo o pésame de representantes de la administración catalana "ni Saura, ni Montilla, ni nadie del Ayuntamiento", reclamó. "Seguro que fallecerán casi todos", afirmó consternado Manuel a las puertas el hospital donde se encuentra en estado grave el resto d los heridos. Según él,  morirán todas las personas que tienen "más del 90 por ciento del cuerpo quemado". Un total de 22 personas continúan ingresadas en distintos centros hospitalarios, entre ellos siete niños, después de que, durante la madrugada cinco heridos fueran dados de alta. Según los partes médicos todos ellos están estables dentro de la gravedad.

Al respecto, la consejera de Salud de la Generalitat, Marina Geli, aseguró que se están realizando "esfuerzos extraordinarios" para salvar las vidas de los heridos. "Es posible que no podamos hacer todo lo que sea para salvar todas las vidas", pero puntualizó que los heridos están en la "mejor unidad", la del Vall d'Hebron.

Mientras, los Ayuntamientos de Gavá y Benalúa de Guadix (Granada) en donde nació la fallecida, han decretado tres días de luto. Según indicó el alcalde del municipio granadino la víctima era miembro de una de las familias de etnia gitana que emigraron a Cataluña en busca de una vida mejor. De hecho, entre los heridos también hay 18 personas oriundas de dicha ciudad que pertenecen a estas familias.

Por otra parte, el consejero de Medio Ambiente y Vivienda, Francesc Baltasar, anunció que la Generalitat de Catalunya ya dispone de once pisos de protección oficial para realojar a las familias afectadas. Los vecinos no deberán pagar alquiler mientras estén en estos pisos y recibirán una ayuda de 1.900 euros para adquirir ropa y enseres del hogar. Baltasar hizo este anuncio después de una reunión con el alcalde de Gavá, Joaquim Balsera. El alcalde explicó que "la prioridad era resolver la problemática de la vivienda mientras no se disponga de pisos definitivos". El edificio afectado por la explosión quedó en ruinas y la Generalitat anunció que se construiría uno nuevo. La Generalitat espera poner a disposición de los vecinos los pisos "en breve" y no les cobrará ningún tipo de alquiler. Mientras se habilitan los pisos, los vecinos seguirán alojados en el Hotel AC Gavà Mar.

Por lo que se refiere a las causas de la explosión, el consejero se remitió a las investigaciones de la policía científica. Baltasar explicó que Adigsa, propietaria del edificio, dispone de un seguro "en toda regla que funcionará hasta el final", y afirmó que "hasta que no se determinen las causas y la responsabilidad presunta de las compañías de suministro, no habrá que ver el tema de los seguros". Por su parte, el Ayuntamiento de Gavá ha iniciado una investigación para aclarar si los vecinos habían denunciado olor a gas antes del siniestro, como aseguran algunos de los afectados. El alcalde ha solicitado un informe al jefe de la Guardia Urbana sobre las llamadas recibidas en los últimos días. También pidió datos a Gas Natural sobre las llamadas registradas, aunque la compañía ya aseguró ayer que no había recibido ninguna reclamación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios