La explosión de gas de Gavá deja dos nuevas víctimas mortales

  • Los fallecidos, una joven de 17 años y un hombre de 41, presentaban quemaduras en el 95% de su cuerpo · Un total de 19 personas continúan ingresadas en hospitales, 15 de ellas en estado crítico

Una joven de 17 años y un hombre de 41, ambos con quemaduras en el 95% de su cuerpo por la explosión de gas ocurrida el pasado día 3 en Gavà (Barcelona), fallecieron ayer en el Hospital del Vall d'Hebrón, por lo que son ya tres las víctimas mortales de este siniestro. Se trata de F.C.F, de 17 años, y T.F.F., de 41, que se encontraban ingresados en estado crítico en la Unidad de Grandes Quemados.

La muerte de estas personas se suma a la de A.F.F, una mujer de 60 años que falleció el jueves por la mañana también a consecuencias de las graves quemaduras provocadas por la explosión que hirió a 28 personas.

A última hora de ayer eran 19 los heridos que permanecían ingresados en los Hospitales del Vall d'Hebron y Bellvitge, ya que una de las que se encontraba en este último hospital solicitó ayer el alta voluntaria, según informó la consejería de Salud. Catorce de ellos -siete niños y siete adultos- están ingresados en el Vall d'Hebron, y cinco, en el Hospital de Bellvitge.

Cinco de los niños tienen un pronóstico "muy grave", y dos, "grave", mientras seis de los adultos están "muy graves", y un séptimo, "grave", todos ellos estables.

De los hospitalizados en Bellvitge, dos tienen un pronóstico "grave" y están ingresados en planta, y otros tres siguen en la Unidad de Cuidados Intensivos con pronóstico "muy grave", también estables.

Los informes preliminares de la investigación que están llevando a cabo Mossos d'Esquadra y Bomberos de la Generalitat concluyen que una acumulación de gas, procedente de una fuga de la cañería de suministro de la finca, fue la causante de la explosión.

El informe, que una vez concluido se remitirá al juez que instruye el caso, detalla que la cañería de suministro de agua que transcurre de forma paralela y a la distancia reglamentaria de la de gas presenta un agujero por el que salía un chorro de agua que incidía directamente en el punto de la fuga de la cañería de gas.

La perforación de la cañería estaba situada bajo la acera en la entrada del portal de la finca, por lo que el gas se extendió hacia el interior del inmueble por el forjado sanitario, un espacio vacío entre los cimientos del edificio y el suelo de la planta baja, por donde discurren diferentes conducciones, según informaron desde la Generalitat.

Por los desperfectos observados en el edificio, se ha determinado que se acumuló una gran bolsa de gas entre el techo del segundo piso y el tejado del bloque, y que una vez que se produjo la explosión siguió acumulándose gas, que produjo que el incendio tuviera más incidencia en las plantas bajas.

El consejero de Interior, Joan Saura, reclamó prudencia, ya que las investigaciones de la Policía autonómica continuarán en los próximos días.

En las últimas horas de ayer los bomberos lograron apuntalar el edificio, lo que permitió que dos familias afectadas pudieran acceder para coger del interior de los pisos sus pertenencias más básicas. Además, las 11 familias del bloque afectado, que se tendrá que derribar, ya tienen a su disposición las viviendas que les ha ofrecido el Departamento de Medio Ambiente y Vivienda en el mismo municipio de Gavà.

Por su parte, las compañías Aigües de Barcelona y Gas Natural aseguraron que los vecinos del inmueble siniestrado no alertaron de posibles averías en su finca en los últimos nueve meses, y así se lo han comunicado a los Mossos d'Esquadra. Adigsa, propietaria de la finca siniestrada, no tenía tampoco constancia de ninguna avería de agua y gas en los últimos meses, indicaron fuentes del departamento de Medio Ambiente.

El funeral por la primera víctima está previsto que se celebre este fin de semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios