Una explosión de gas en Gavá deja 18 heridos en estado muy grave

  • El siniestro afectó a casi medio centenar de vecinos de un inmueble construido en un barrio marginal de la localidad barcelonesa

Una violenta explosión en un bloque de pisos de un barrio marginal de Gavá (Barcelona), al parecer causada por una fuga de gas natural, ha provocado heridas a casi medio centenar de vecinos, de los cuales 18 permanecen hospitalizados en estado muy grave y 4 en estado grave.

La explosión se produjo a las tres de la madrugada de ayer en el camino de Ca n'Espinós, un inmueble de una promoción de viviendas protegidas de solo tres plantas construido en una zona marginal de Gavá, donde residen mayoritariamente inmigrantes y personas de etnia gitana.

La policía científica de los Mossos d'Esquadra ha abierto una investigación para tratar de determinar las causas de la explosión, que, según el consejero de Interior, Joan Saura, podría tener como causa más probable una fuga de gas natural.

Un total de 42 vecinos requirieron algún tipo de atención médica tras la explosión, en su mayoría por quemaduras, inhalación de humo y politraumatismos, si bien también se registraron varios casos de crisis de ansiedad.

De todos los heridos, 23 permanecían hospitalizados al cierre de esta edición, de los que 18 se encuentran en estado "muy grave", cuatro en estado "grave" y uno con pronóstico "leve".

Algunos de los heridos muy graves presentan quemaduras de segundo y tercer grado en entre el 15% y el 90% del cuerpo.

En concreto, en el Hospital Universitario del Vall d'Hebrón siguen ingresados 16 pacientes, de ellos ocho menores -siete con pronóstico muy grave y uno grave-, y ocho adultos -siete muy graves y uno grave-, todos con un estado estable dentro de su nivel de gravedad. También se está pendiente que un paciente del Hospital Clínico sea trasladado en las próximas horas a Vall d'Hebrón.

Por su parte, en el Hospital de Bellvitge permanecen otras seis personas hospitalizadas, tres con un pronóstico "muy grave", en la UCI, y otras tres con pronóstico "grave".

Quince minutos antes de que se produjera la explosión, los bomberos habían recibido una llamada de una mujer que aseguraba que había una fuga de agua en la vía púbica, frente al bloque donde poco después se produjo la explosión.

La explosión ha hecho desaparecer por completo la fachada del inmueble siniestrado y ha obligado a desalojar a unos 50 vecinos, muchos de ellos sin seguro, a los que el Ayuntamiento de Gavá les ha facilitado hoteles para pasar las primeras noches, hasta que la Generalitat les pueda realojar, ya que el edificio afectado será derrumbado.

Algunos vecinos se han quejado de la tardanza en la llegada tanto de los bomberos como de los equipos de emergencia, si bien el consejero Saura ha asegurado que los bomberos acudieron 8 minutos después de recibir el aviso de la explosión y la consejera de Salud, Marina Geli, afirmó que las primeras ambulancias llegaron a los doce minutos.

El bloque siniestrado, que consta de tres plantas, forma parte de una promoción de viviendas protegidas acabada de construir en 1997 por el Institut Català del Sòl, que consta de cinco bloques, con un total de 60 viviendas, cuyos inquilinos pagaban entre 300 y 400 euros mensuales por su alquiler.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios