El 60% de españoles creen que las listas de espera no han cambiado en un año

  • Siete de cada diez encuestados por el CIS están satisfechos con el funcionamiento del Sistema Nacional de Salud, y prefieren los centros públicos · Más de la mitad piensa que la ley antitabaco no se cumple

Más de la mitad de los españoles (60%) consideran que la situación de las listas de espera en España sigue "igual" o "peor" que hace un año y un tercio de los encuestados creen que las autoridades sanitarias no están llevando a cabo acciones para mejorar esta situación, según los datos del Barómetro Sanitario 2007, presentado ayer por el ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, acompañado por el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, y por la subsecretaria de Sanidad, Consuelo Sánchez Naranjo.

Este problema es casi la única nota negativa que la sanidad pública obtiene en el Barómetro Sanitario 2007. Respecto a la valoración de los españoles acerca del funcionamiento del Sistema Nacional de Salud (SNS), el barómetro, elaborado por el Ministerio de Sanidad en colaboración con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), concluye que siete de cada diez encuestados están satisfechos y considera que la sanidad pública funciona "bastante bien o bien con necesidad de algunos cambios".

En general, la mayoría de los ciudadanos (60%) prefieren acudir al servicio público de salud, aunque un 30% se decanta por lo privado, sobre todo a la hora de acudir al especialista, donde los porcentajes están casi al 50%. A pesar de que desde 2003 la inclinación por la opción privada crecía paulatinamente, en esta última edición de la encuesta el porcentaje de personas que elegiría la opción privada baja dos puntos respecto al año anterior.

La mayoría de los actos asistenciales, tanto en atención primaria como en especializada, y hospitales, reciben puntuaciones que superan el notable. Pero de nuevo, la opinión negativa vuelve cuando se trata de esperar. Así, en la atención especializada ambulatoria el aspecto peor valorado (4,70) es el tiempo de retraso en hacer pruebas diagnósticas y lo que tarda el médico en ver al paciente desde que pide cita (4,71). Y en hospitalización, el aspecto peor valorado es el tiempo de demora para el ingreso no urgente.

Por otra parte, más de la mitad de los ciudadanos piensan que no se respeta la ley antitabaco, en vigor desde hace más de dos años, y cuatro de cada diez cree que esta norma debería endurecerse, según el barómetro, que refleja que para la mayoría de los españoles la medida no está dando el resultado que desearían.

"Me preocupa la percepción de que la ley no se está no se está cumpliendo", destacó el ministro de Sanidad.

Soria dijo que en 2007 "hay más españoles que piensan que no se está respetando la ley" (53,3%) respecto al barómetro del año pasado (47,9%) y que ha aumentado el porcentaje de los que consideran que se fuma menos (52,1% frente al 54,1% de 2006).

También crece el número de españoles que cree que se debe endurecer la norma, una modificación que defienden el 41,7%, lo que supone 7,7 puntos más que en 2006 (34%).

En esta línea, el ministro recordó que los resultados de la ley en términos generales son "buenos" y que la normativa tiene todavía "margen de trabajo", tras lo cual subrayó que "cuando esté más rodada se verá si es pertinente una posible modificación".

Con todo, apuntó que España está siendo "testigo" de un cambio que se está produciendo en toda Europa y que leyes como la italiana, más restrictiva y que se está aplicando con éxito, suponen "un indicador de las medidas que podamos tomar cuando la ley tenga más recorrido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios