Los dos españoles asesinados en Panamá murieron de disparos en la cabeza

  • Aparte de los tres detenidos por el asesinato, hay otro arrestado por robar en casa de uno de los fallecidos.

Los dos españoles hallados muertos el jueves en Panamá recibieron disparos de escopeta en la cabeza, y una cuarta persona fue detenida por supuesto pillaje en la casa de una de las víctimas, según varias fuentes citadas este domingo por el diario local La Prensa. "Tiros de escopeta en la cabeza acabaron con la vida de los españoles José Antonio Perdomo Cebrián, de 57 años, y su amigo Miguel Untiedt, de 47, cuyos cuerpos fueron encontrados el jueves pasado en isla Punta Manzanillo, comunidad de La Guaira, en la provincia de Colón, según la autopsia practicada a los cuerpos", añade el rotativo.

El jefe del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Imelccf), Humberto Mas, informó de que los cadáveres de los dos españoles, uno de ellos con nacionalidad también alemana, presentaban orificios de bala en la cabeza, tórax y brazo, y añadió que esta fue la causa del deceso de ambos. Mas aclaró que sólo tenía un reporte preliminar, y agregó que no recordaba haber visto que los cuerpos tuviesen heridas de arma blanca, como se había dicho en principio. Por este doble crimen están detenidas tres personas a las que no se le han formulado cargos, pero la investigación contra ellas continua, dijeron otras fuentes judiciales no identificadas por el rotativo.

La Personería de Portobelo, a cargo de Zulema Chifundo, tiene 48 horas hábiles para decidir si mantiene o no la detención de los acusados y formularles cargos por el doble homicidio. También indicaron que el pasado viernes por la noche un grupo de personas entró en una casa, supuestamente propiedad de uno de los españoles, pero solo fue detenida una de ellas, no identificada. Aunque no se ha informado oficialmente de la causa del doble crimen, la fuente dijo al diario panameño que según una versión los españoles fueron atacados por cazadores furtivos para vengar la muerte de sus perros en un incidente anterior con empleados de la finca de Untiedt, que Perdomo salió en su defensa y al final acabaron los dos muertos.

Horas después del hallazgo de los cadáveres, el ministro panameño de Seguridad, José Raúl Mulino, y el director de la Policía, Julio Moltó, llamaron el mismo jueves al embajador español, Jesús Silva Fernández, para informarle de la captura de tres personas sospechosas de estar "directamente involucradas" en los homicidios. Silva también fue contactado por el presidente panameño, Ricardo Martinelli, quien le dio garantías de que se esclarecerá el caso.

Fuentes diplomáticas dijeron el viernes que se puede considerar que las dos víctimas son de Canarias, pues en el caso de Untiedt, de origen alemán, había vivido toda su vida en esa comunidad autónoma, aunque desde hace unos 15 años iba y venía de España, y los últimos tiempos había fijado su residencia en su finca panameña, distante unos 140 kilómetros al noreste de la capital. El propietario de la finca, situada en una zona selvática de la costa caribeña con muy baja densidad de población y en la que son frecuentes los incidentes con narcotraficantes, la cuidaba y repoblaba con animales y árboles. El empresario José Antonio Perdomo Cebrián, originario de Telde, en la isla española de Gran Canaria, regentaba un negocio de hostelería rural en Ojos de Garza, población de dicho municipio, y era esposo de la exconcejala del ayuntamiento de esa localidad Laly Sánchez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios