Un hombre se encarama a una grúa en Salamanca y amenaza con tirarse si su hijo no sale de prisión

  • El joven, de 19 años, fue encarcelado el viernes por una denuncia de malos tratos que su padre considera "injusta"

Un hombre, identificado como Fernando y natural de Salamanca, se encaramó en la madrugada de hoy a una grúa situada en una calle del centro de la capital salmantina como forma de protesta contra el arresto de su hijo, de 19 años, detenido ayer en su trabajo y sobre el que pesa una condena de tres mesas por una denuncia de malos tratos. Su padre amenazó con tirarse si no se le permitía hablar con el magistrado que juzgo a su hijo y comunicó su intención de permanecer en la grúa, de unos diez pisos de altura, hasta que no se le permitiera hacerlo.

El padre del joven encarcelado se subió a la grúa, ubicada a la altura del número 86 de la calle San Pablo, sobre la 1.00 de la madrugada de hoy sin ningún tipo de víveres y sin ropa de abrigo para la noche. Desde allí arriba, Fernando reivindicó hablar con el juez que llevó el caso de su hijo y, en caso de no lograr su propósito, amenazó con tirarse, por lo que hasta el lugar se desplazaron efectivos de la Policía Local, Cuerpo Nacional de Policía y una UVI móvil. 

La calle, ubicada en una zona céntrica de la capital salmantina y un de las principales vías de salida de la ciudad, se abrió a media mañana de hoy al tráfico después de permanecer a lo largo de la noche cortada. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron sus familiares para pedir que desistiera de su protesta, aunque Fernando se negó en todo momento a bajar de la grúa, utilizada para la rehabilitación de un edificio de dos plantas. Ninguna de las personas que trató de subir a la grúa para disuadirle pudo hacerlo.

En torno a las 14.00 horas, llegó una mujer de unos 30 años en un evidente y avanzado estado de gestación, que solicitó a Fernando, entre llantos y gritos, que cambiase de opinión y bajase. Pasadas las 18.20 horas, llegaron al lugar familiares con comida para el hombre, pero éste se negó a acercarse. Grandes momentos de tensión se vivieron en torno a las 19.00 horas, cuando la mujer embarazada tuvo que ser evacuada en una ambulancia hasta el Complejo Hospitalario de Salamanca.

"Si bajo, mato al juez"

Una dotación del Cuerpo de Bomberos de Salamanca se acercó a la calle San Pablo de Salamanca para, desde la escalera del camión, entregar al hombre que estaba en las alturas una botella de agua, que en un principio se negó a coger, pero que finalmente aceptó. Aunque los bomberos también le ofrecieron comida, Fernando se negó a aceptarla. Tras más de 18 horas en lo alto de la grúa, el hombre continuaba amenazando con mantenerse en esa situación hasta que se le permitiera hablar con el juez del caso que mandó encarcelar a su hijo en la prisión de Topas (Salamanca). 

Tan sólo descendió hasta la mitad de la altura de la grúa a media mañana, para hablar con los medios de comunicación allí congregados y explicar el motivo de la protesta: el encarcelamiento de su hijo, de 19 años, detenido ayer en su trabajo y que ha ingresado en la prisión salmantina de Topas por una condena de tres meses, que considera "injusta". Fernando, que tuvo que realizar sus necesidades fisiológicas desde lo alto de la grúa, explicó que esa condena por malos tratos se debe a un enfrentamiento que su hijo mantuvo con su novia. 

El hombre aseguró que su hijo no tendría que haber ingresado en prisión porque, según consideró, si en lugar de detenerle el viernes se hubiera hecho otro día no pasaría encerrado el fin de semana, algo que según él hará que salga "mucho peor" de lo que ha entrado. Desde lo alto comunicó en varias ocasiones que mantenía su idea de seguir arriba hasta poder hablar con el juez, al que insultó en diversas ocasiones, y que no quería ninguna ayuda. "Prefiero seguir aquí en la torre porque si bajo mato al juez", sentenció Fernando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios