El 67% de los conductores no saben estimar su límite de alcoholemia

  • Un estudio del RACC propone instaurar una tasa de alcohol cero para los automovilistas noveles · Un 10,2% cree que después de tomarse seis copas aún está en condiciones de coger el coche

Comentarios 4

La mayoría de los conductores (un 67,2%) tienen una percepción errónea de la cantidad de alcohol necesaria para dar positivo en la prueba de alcoholemia y piensa que puede beber más del doble para alcanzar el límite permitido. Incluso, un 10,2% de los españoles creen que después de beberse seis copas aún se encuentran en condiciones para conducir, sin sentir mermadas sus capacidades.

Éstos son algunos de los datos del estudio Alcohol y conducción: la opinión de los conductores, realizado por el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) y la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas (Anfabra), en el que se analiza la opinión de los automovilistas sobre el consumo de alcohol en la conducción.

El estudio, elaborado a partir de 2.424 entrevistas realizadas entre el 30 de octubre y el 26 de noviembre a personas de 35 a 64 años, revela también que el 88% de los adultos son partidarios de implantar la tasa de alcoholemia cero en los conductores noveles. Una opinión que comparte el director técnico de la Fundación del RACC, Pedro Sauret, según señaló ayer a Efe en la presentación del estudio, donde abogó por que esta tasa cero se prolongue, al menos, tres años.

A los entrevistados se les ha preguntado por ejemplo sobre lo que creen que puede beber un hombre y una mujer de complexión media para alcanzar la tasa permitida, los 0,25 miligramos por litro en aire espirado.

Y con la respuesta de la mayoría de ellos, los conductores doblarían esta tasa, ya que perciben que un hombre para dar positivo tendría que beber cuatro vasos de cerveza y una mujer, dos, cuando la realidad es bien distinta ya que con un vaso y medio y uno, respectivamente, la superarían. Un conductor daría positivo con dos copas de vino, mientras que a una conductora le bastaría con una y media para superar la tasa, pero la percepción de la mayoría es que alcanzarían los límites con casi cuatro copas y dos, respectivamente.

Si un conductor ha bebido dos chupitos de licor, o en el caso de una conductora uno y medio, tampoco se debe poner al volante; lejos queda la respuesta mayoritaria de que el primero daría positivo con casi cinco chupitos y la segunda con dos. Con un único combinado, un conductor alcanzaría la tasa, aunque la mayoría piense que podría tomarse hasta cuatro, pero una mujer ni uno, a pesar de que se crea que se puede hacer.

Los conductores tienen "un gran desconocimiento" de lo que pueden beber sin saltarse la ley y por ello el RACC incide en estos días de celebraciones sobre este factor de riesgo, que pesa más en las ciudades y por la noche, donde se registran los desplazamientos más habituales para realizar cenas o fiestas, el 65%. Pero además, es que casi el 60% de los que salen por la noche y beben admiten que han consumido diferentes bebidas, frente al cerca del 40 que dice consumir un sólo tipo.

La encuesta desvela los hábitos de consumo de alcohol de los automovilistas. De los más de 2.400 entrevistados, el 14,5% admite consumir alcohol a diario, una cifra que, para el portavoz del RACC, "es demasiado baja en relación con la realidad". Por su parte, un 23,6% lo consume semanal o mensualmente y un 24,6%, en ocasiones puntuales.

En total, el 74,15% de los encuestados admiten que usan el vehículo cuando realizan salidas de ocio, ya sea de día o de noche, y sólo el 2% admite que fueron multados por alcoholemia en el último año.

Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), mezclar alcohol y conducción origina entre el 30 y el 50% del total de muertos en accidentes de circulación. Según cálculos de la DGT, se estima que si se consiguiera incidir eficazmente en este factor de accidentalidad se podrían evitar del orden de hasta 1.000 muertes anuales.

Sauret considera que los ayuntamientos deberían realizar más controles de alcoholemia, se tendría que incrementar el transporte público en horarios nocturnos de ocio y hacer campañas didácticas de los límites según tipos de bebidas, además de otras específicas dirigidas a los conductores de mayor riesgo.

El perfil del conductor que se expone al riesgo de forma grave es el de un hombre de entre 35 y 44 años, que consume alcohol a diario o entre tres y cuatro veces a la semana y que está en el paro.

Si tenemos en cuenta la evolución del porcentaje de conductores muertos con tasas de alcoholemia positivas respecto al total de muertos entre 1996 y 2005 en Europa, España es el país que incrementa más el porcentaje de fallecidos en este periodo y lo hace en cinco puntos. Asimismo, España se sitúa "a la cola de Europa" en el índice de test de alcoholemia realizados por cada 100.000 habitantes. El estudio pone de manifiesto la "falta de controles urbanos, cuyo número debería doblarse" para situarse al nivel de la media europea.

Desde el RACC y la DGT hacen hincapié en las cifras de siniestralidad que se registran todos los años durante las celebraciones navideñas y remarcan la importancia de que los conductores sean conscientes del peligro del binomio alcohol con conducción. "En estas fechas se esperan entre 110 y 120 muertos en accidentes, y más de 3.000 heridos", sentenció Sauret.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios