Un aprobado para el carné por puntos tras dos años en vigor

  • La cifra de muertos en las carreteras ha descendido un 20% y la siniestralidad se ha reducido en un 9,1%

El 1 de julio de 2006 el Congreso aprobó la ley por la que se regula el permiso de conducción por puntos. Dos años después, el número de muertos en las carreteras ha descendido un 20%, lo que significan 1.424 víctimas menos, según los datos ofrecidos ayer por la Dirección General de Tráfico (DGT). Con este saldo positivo bajo el brazo, el PSOE se plantea ahora revisar el sistema de supresión de puntos, para hacerlo más flexible en algunos casos concretos.

El descenso de las víctimas no deja de ser esperanzador, las tendencias son a la baja y en lo que va de año ha habido un 9,1% de accidentes menos. Hasta el 29 de junio de este año se llevan contabilizados 1.043 muertos, 247 menos que en el mismo periodo del año pasado, lo que representa un descenso del 19,45%.

Así, la normativa se ha saldado desde su puesta en marcha con casi 1,5 millones de denuncias y 4,28 millones de puntos retirados. El exceso de velocidad ha sido la principal causa de las sanciones que sumaron 563.628 denuncias. Le siguen la alcoholemia, el uso indebido del móvil y la falta de uso del cinturón de seguridad o el casco.

El director de la DGT, Pere Navarro, calificó ayer de "positivos" los resultados del segundo año de aplicación del nuevo carné en comparación con el resto de países que disponen de este sistema. Mientras que en España el número de accidentes se ha reducido en un 9,1%, en Francia la siniestralidad bajó en un 0,3% en ese periodo, en Gran Bretaña lo hizo en un 0,7%, y en Polonia, en un 3,5%. Navarro aseguró que "todos tenemos que estar orgullosos de estos resultados".

Para el fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, la ley ha creado una "cultura de puntos" y un efecto "disuasorio" y "preventivo" entre los conductores, a base de infracciones y en el último caso de la retirada del carné. Aún así, los 5.287 muertos registrados entre 2006 y 2008 siguen pesando a la DGT y al Gobierno.

El fiscal calificó el balance de estos dos años de "extraordinariamente positivo" y ha dicho que, junto a la reforma penal en materia de seguridad vial, "está promoviendo y reforzando el sentimiento de respeto a la ley por parte de los conductores". Vargas apuntó que la "concienciación positiva" se ha reforzado desde que los conductores asumen que frente a las infracciones hay consecuencias como la retirada de puntos. Sin embargo, dijo que lo ideal es que el conductor actúe "a impulsos de su educación y es fundamental que estas medidas vayan acompañadas de mejoras en las infraestructuras.

Pero no todos ven estos resultados como un triunfo. Así, la portavoz adjunta del PSOE en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso, Eloísa Alvárez, manifestó que "nos podemos felicitar sin ser excesivamente triunfalistas". En este sentido, el Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso ha propuesto la revisión del sistema del carné por puntos en casos concretos. Según señaló Alvárez debería incorporarse la obligatoriedad del uso de etilómetros que impidan a los conductores ebrios poner en marcha el transporte escolar. Además de esta medida, quieren que la ley suprima las sanciones de pérdida de puntos a los minusválidos y transportistas de mercancías cuando se estacionen en los carriles destinados al transporte público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios