Un niño en Zaragoza y una mujer en Toledo elevan a 20 los muertos por ahogamiento

  • El fallecimiento del pequeño está rodeado de polémica, pues la ambulancia tardó casi 20 minutos en llegar.

Tras la muerte por ahogamiento de un niño en Zaragoza y una mujer en Toledo, el número de víctimas por este motivo en lo que va de verano alcanza ya la veintena. Especialmente polémico fue el fallecimiento del pequeño, de cinco años, y nacionalidad francesa, que tardó casi veinte minutos en recibir la asistencia de la ambulancia, por lo que llegó al hospital con pronóstico de muerte clínica. Por su parte, la joven de 28 años murió ahogada en la piscina municipal de Méntrida (Toledo).  

Así, son una veintena las muertes producidas este verano por causas de ahogamiento, ocho de ellas niños. Especialmente cruel fue la semana pasada, en la que fallecieron 12 personas en playas y piscinas. Según datos de 2007 de la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes (DIA), cada año se producen en España entre 70 y 150 muertes por este motivo.

La mujer falleció en la tarde de ayer en la piscina municipal de Méntrida (Toledo), a causa de un ahogamiento, aunque la autopsia dictaminará con exactitud los motivos. Hasta el lugar del accidente acudieron la UVI de Escalona, Médico de Urgencia, Policía Local de Méntrida, Protección Civil de Méntrida, la Guardia Civil y el helicóptero de la SUMA. En principio, miembros de Protección Civil le realizaron los primeros auxilios, hasta que el helicóptero se llevó a la joven al hospital clínico de Madrid.

Por otro lado, en la tarde de ayer, alrededor de las 17:45,  un niño de cinco años de edad, y de nacionalidad francesa, se ahogó en la Playa Fluvial del Parque Metropolitano del Agua, en Zaragoza. En un primer momento fue atendido por el socorrista de las instalaciones, hasta que llegaron los bomberos desplazados al Parque Metropolitano, que junto con una enfermera fuera de servicio le realizaron una reanimación cardiopulmonar al pequeño. Según fuentes del Cuerpo de Bomberos, en principio no avisaron a su ambulancia porque desde la Policía Local de Zaragoza les confirmaron que ya estaba en camino la del 061.

Sin embargo, los bomberos se vieron obligados a recurrir a su ambulancia, pues según informó la Policía, la del servicio del 061 tenía problemas para llegar, al encontrarse en una comitiva, aunque supuestamente debería ser independiente de las que prestan servicio en la Expo. Así, su vehículo sanitario salió a las 17:54 del Hospital Miguel Servet, y llegó al lugar del accidente a las 18:02, casi 20 minutos después de que se produjese el ahogamiento.

La directora del 061 del Departamento de Salud del Gobierno de Aragón, Natalia Rivera, informó de que si la ambulancia de los bomberos se encontrase en el Parque de la calle Valle del Broto, en lugar de estar en el Hospital, hubiese tardado entre seis y diez minutos, pero en el Centro Coordinador de Urgencias, desde el que se gestionan todos los servicios de emergencia, desconocían la ubicación de dicha ambulancia.

Rivera, por tanto, niega cualquier tipo de negligencia en su actuación, y reivindica la velocidad con la que los servicios de urgencia acudieron al lugar del accidente. Además se excusó en que las ambulancias de las comitivas y la de la Torre del Agua "habían sido requeridas simultáneamente", por lo que no pudieron contar con ellas.

Por su parte, el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, advirtió que los accidentes siempre "son lamentables", pero defendió la actuación de los efectivos sanitarios, porque se "actuó según los protocolos que tenemos".  

De todas formas, la Policía Judicial inició las investigaciones de oficio, para esclarecer todo lo referente al accidente y a la actuación de los servicios sanitarios, "como se hace en todos los accidentes", como dijo el delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios