El Solitario conocerá mañana la sentencia por intento de atraco en Portugal

  • La abogada de El Solitario, Ligia Borbinha, señaló hoy que la sentencia, en caso de no haber conformidad, podrá ser recurrida todavía ante el Tribunal de Relación de Coimbra, tanto la defensa como la Fiscalía.

Jaime Giménez Arbe, 'El Solitario', conocerá mañana la sentencia del juicio por un intento de atraco que se sigue en Portugal desde el pasado octubre, recurrible todavía ante varios tribunales y que tendrá que cumplir en ese país.

La abogada de El Solitario, Ligia Borbinha, señaló hoy a Efe que la sentencia, en caso de no haber conformidad, podrá ser recurrida todavía ante el Tribunal de Relación de Coimbra, tanto por la defensa que ella representa como por parte de la Fiscalía.

Borbinha aclaró que la revisión del veredicto del juzgado de la ciudad portuguesa de Figueira da Foz, donde fue detenido el 23 de julio de 2007 en una operación conjunta de la policía lusa y la española, podría llevarse también -en caso de nueva disconformidad- ante el Tribunal Supremo luso.

La letrada recordó que, incluso, existe la posibilidad de apelar al Tribunal Constitucional si entendiese que la sentencia viola la normativa legal portuguesa, aunque resaltó que no espera un veredicto de esa naturaleza.

En cuanto a dónde tendrá que cumplir la sentencia, el presidente del Tribunal de Relación de Lisboa, Luís Maria Vaz das Neves, ya adelantó que Giménez Arbe no será extraditado a España hasta que cumpla en territorio portugués la sentencia que se le imponga.

Vaz das Neves, cuyo tribunal es el responsable de la extradición de Giménez Arbe, apuntó que la petición española fue desestimada en su momento al existir divergencias entre ambas legislaciones para castigar los delitos que se le imputan en Portugal.

En la última vista del juicio, celebrada el pasado día 16, Giménez Arbe insistió, de nuevo, en la idea de su no resistencia al arresto y de un súbito arrepentimiento justo antes de cometer el atraco a una sucursal de la Caixa Agrícola de Figueira da Foz, a 190 kilómetros al norte de la capital lusa.

El Solitario sí reconoció las acusaciones de falsificación de matrículas, hecha en España y no en Portugal, y la tenencia ilícita de armas.

La Fiscalía indicó, por su parte, que sí hubo resistencia a su detención, como queda demostrado por los testimonios de los agentes, que a lo largo de las distintas sesiones insistieron en que Giménez Arbe echó mano de una pistola que portaba en una de las "sobaqueras".

Además, la acusación recalcó que si el acusado no llegó a entrar en la sucursal bancaria se debió a una precaución que éste adoptó ante la presencia de viandantes en la zona, entre ellos los policías de paisano que le vigilaban.

Giménez Arbe aprovechó el juicio para lanzar un alegato de tipo político contra la banca española y acusar a Policía de ese país de intentar matarle.

El Solitario también denunció presuntas torturas cometidas por parte de los cuerpos de seguridad lusos y de "malos tratos" sufridos en la prisión lisboeta de Monsanto, lo que dará lugar a una nueva cita ante la Justicia prevista para el próximo 15 de enero.

Giménez Arbe fue entregado a España entre el 15 de enero y el 31 de julio pasado, para ser juzgado en Navarra por el asesinato de dos guardias civiles, lo que le valió 47 años de cárcel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios