El Solitario, condenado a siete años y medio de cárcel en Portugal

  • Jaime Giménez Arbe anunció a la salida del juicio que recurrirá el fallo

Jaime Giménez Arbe, El Solitario, condenado ya en España a 47 años de cárcel, fue condenado ayer en Portugal a otros siete años y medio de prisión por su último y frustrado atraco, que intentó perpetrar el año pasado. El tribunal de la ciudad lusa de Figueira da Foz que juzga a El Solitario le encontró culpable de tentativa de atraco, posesión de armas y municiones y falsificación de matrícula, delitos por los que le impuso once años y medio de cárcel, aunque le aplicó una figura de acumulación de penas y rebajó la sentencia a siete años y medio.

Giménez Arbe, detenido en julio del año pasado en una operación conjunta de la policía lusa y española, no fue condenado por resistencia a la autoridad en el momento de la detención, cargo que le imputaban los fiscales lusos y que el negó.

Por su parte, Giménez Arbe anunció que recurrirá la sentencia. El Solitario dijo que "es una sentencia política influenciada por el gobierno español y dirigida desde el ministerio del interior". "Es una injusticia, una condena política", aseguró mientras abandonaba la sala del tribunal de Figueira da Foz.

La abogada de El Solitario, Ligia Borbinha, explicó que van a apelar a los tribunales de segunda instancia porque considera la sentencia "excesiva" y "demasiado fuerte". La letrada se mostró contraria a la condena impuesta por atraco frustrado pero se declaró "satisfecha" por las penas de los otros tres delitos.

La posible extradición de Giménez Arbe a España no podrá producirse, según las autoridades judiciales de Portugal, hasta que el reo cumpla la pena que finalmente se le imponga. Giménez Arbe, que permanece encarcelado en la prisión lisboeta de alta seguridad de Monsanto y ha sido trasladado cinco veces a Figueira da Foz para comparecer en el juicio, asistió ayer a la lectura de su sentencia, que duró más de una hora.

Poco después del inicio de la sesión pidió al juez que le facilitara el nombre de uno de los policías que le custodiaban y aseguró que había sido maltratado, una acusación que ha reiterado varias veces en las cuatro vistas del juicio celebradas en los últimos tres meses.

La sentencia del tribunal, presidido por Augusto Costa y compuesto por otros tres jueces, condena a El Solitario a cinco años de cárcel por tentativa de atraco, a cuatro por posesión ilegal de armas, a año y medio por posesión de municiones y a un año por falsificación de matrículas de vehículo.

El juez explicó que la aplicación de la reducción de cuatro años de pena contemplada en la legislación lusa se justifica por los atenuantes de que el acusado se declaró culpable de los delitos por los que ha sido sentenciado y además por su condición de inadaptado social.

Giménez Arbe intentó a lo largo del juicio zafarse de las acusaciones de tentativa de atraco y resistencia a la autoridad y aseguró que se había arrepentido a último momento de robar la Caixa Agrícola de Figueira da Foz y que el montón de policías que se le echaron encima para detenerle le impedía cualquier movimiento.

Pero tras escuchar los testimonios de varios agentes portugueses que participaron en la operación, el tribunal no tuvo en cuenta el supuesto arrepentimiento del acusado y sólo le exculpó de la resistencia a la autoridad.

Giménez Arbe, al que la policía española seguía la pista, fue detenido el 23 de julio de 2007 a las puertas del banco que se disponía a atracar, a 190 kilómetros al norte de la capital lusa. Tras la sentencia El Solitario aún tiene que comparecer el próximo 15 de enero ante un tribunal de Lisboa que examinará sus denuncias de malos tratos en la prisión de Monsanto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios