Sindicatos y profesores, en contra de la segregación de escolares inmigrantes

  • Critican la iniciativa de la Generalitat catalana porque puede dar lugar a guetos

Comentarios 1

Sindicatos, profesores e inmigrantes, se mostraron ayer mayoritariamente contrarios a la iniciativa de la Generalitat de segregar temporalmente, de manera previa a su escolarización, a los menores inmigrantes de 8 a 18 años, para facilitar su integración.

La iniciativa de la Generalitat, que el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha tildado de "valiente", pretende que los menores inmigrantes que lleguen a Cataluña de zonas con culturas distinta a la europea, como los africanos, no entren directamente en un centro escolar, sino en espacios creados para atender las necesidades específicas de estos escolares.

Para el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza, según explicó su portavoz, Augusto Serrano, la medida sería como una especie de "gueto" para los chicos que desconozcan la lengua y cultura españolas, mientras que lo aconsejable sería formarlos mediante "profesores específicos", con conocimiento de las lenguas de origen y con programas de formación aplicados directamente en los colegios, no fuera de ellos.

Por supuesto que los chicos inmigrantes recién llegados a España no podrían seguir en un principio todas las clases junto al resto de alumnos de su curso, precisó, pero sí aquellas en las que el idioma no resulta tan necesario, como por ejemplo, educación física o plástica.

Sin embargo, la confederación de padres de alumnos Concapa ve con buenos ojos la idea de mantener durante un tiempo separados del resto de compañeros del curso escolar, mientras reciben formación específica para poder seguir con normalidad las clases, a todos aquellos chicos inmigrantes que carezcan de competencias lingüísticas y culturales suficientes para incorporarse directamente en las aulas.

A su vez, para Comisiones Obreras, según el secretario general de la FECCOO, José Campos, "no podemos crear una red de centros de primera clase y otra de segunda", y es fundamental que la escolarización en los centros educativos sea integradora.

Para ello, explica, "es básico que todo el alumnado diverso se integre en el conjunto de centros escolares sostenidos con fondos públicos"; de lo contrario, surgirán centros "guetos" o segregadores como está ocurriendo en algunas comunidades, en donde hay centros escolares sólo con población inmigrante matriculada.

El presidente de Enseñanza del sindicato CSI-CSIF, Eliseo Moreno, dijo que no compartía dicha iniciativa y explicó que "durante mucho tiempo hemos abogado por aulas de acogida en la que niños de entre 10 y 12 años que proceden de países con distinta grafía se les ayudará, pero siempre dentro de la institución escolar".

Por su parte, Lorenzo Cachón, sociólogo y presidente del Foro de Integración Social de los Inmigrantes, apuntó que el niño inmigrante debe incorporarse al sistema escolar de la manera más normalizada posible y recordó que la medida catalana "tiene carácter experimental".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios