Rouco: "Estremece el número de los sacrificados por la crueldad del aborto"

  • Benedicto XVI se dirigió mediante videoconferencia a los fieles presentes en la Misa de la Familia en Madrid, oficiada por el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela

El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha instado a los matrimonios en la Misa de las Familias, que ha concelebrado con cinco arzobispos, 22 obispos y más de 300 sacerdotes, a vencer "la cultura de la muerte" que ha convertido a "los sacrificados por la sobrecogedora crueldad del aborto", en un número que "estremece", en los nuevos "Santos Inocentes". 

Rouco, que ha leído primero el mensaje en castellano del Papa dirigido a los congregados, y que no se ha podido oír en directo porque la Televisión Vaticana ha "pisado" su voz con la de sus comentaristas, ha subrayado en varias ocasiones que el modelo de matrimonio es el de la Sagrada Familia de Nazareth, la de la "donación esponsal" del varón a la mujer "y de la mujer al varón y, por ello, esencialmente abierta al don de la vida: a los hijos". 

La familia, ha alentado, se puede concebir, ordenar y vivir cristianamente, según la ley de Dios, "de forma muy distinta" a la que "en tantos ambientes" está de moda y dispone de tantos medios y oportunidades mediáticas, educativas y culturales para su difusión. 

El presidente de la Conferencia Episcopal se ha dirigido a los abuelos, a los matrimonios, a los jóvenes y, especialmente, a los niños porque ellos son "los preferidos del Señor". 

"Los niños necesitan de sus padres. Necesitan del amor de un padre y de una madre para poder ser engendrados, traídos al mundo, criados y educados conforme a la dignidad que les es propia desde el momento en el que son concebidos en el vientre materno: la dignidad de personas, llamadas a ser hijos de Dios", ha insistido. 

"Estremece el hecho y el número de los que son sacrificados por la sobrecogedora crueldad del aborto, una de las lacras más terribles de nuestro tiempo tan orgulloso de sí mismo y de su progreso. Ellos son los nuevos 'Santos Inocentes'", ha afirmado ante los aplausos de los asistentes. 

Muchas son las dificultades de toda índole, económicas, sociales, jurídicas y culturales, morales y espirituales, pero los matrimonios, ha afirmado, deben vivir su unión como "lo pide la voluntad de Dios" aunque eso suponga "un reto formidable". 

"La cultura del relativismo egoísta, del interés y de la competencia de todos contra todos, y la cultura de la muerte son muy poderosas. El lenguaje de la creación es claro e inequívoco respecto al matrimonio: un varón y una mujer, el esposo y la esposa que se aman para siempre y ¡dan la vida!", ha reiterado. 

"Es posible y urgente vencer la cultura de la muerte con la cultura de la vida. Se puede y urge vencer la cultura de la dura y egoísta competencia, ¡de la egolatría!, con la cultura del amor verdadero", ha añadido. 

Rouco ha agradecido con afecto las palabras del Papa, "extraordinariamente sensible a las necesidades humanas y espirituales de la familia en estos momentos tan críticos por los que atraviesa la humanidad", y ha subrayado que ha querido alentar a todos los presentes "a ser testigos valientes e incansables" del Evangelio de la Familia. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios