Rechazo a la directiva sobre jornada laboral

  • Los sindicatos europeos denuncian en bloque la norma comunitaria y ven en ella un retroceso social

Comentarios 2

La Confederación Europea de Sindicatos calificó ayer de "inaceptable" el acuerdo alcanzado el lunes por los Veintisiete sobre la directiva de tiempo de trabajo que permite ampliar la duración máxima de la jornada laboral hasta 65 horas semanales.

CCOO y UGT se sumaron ayer a las críticas y, de hecho, esta última organización advirtió de que la aprobación del texto puede acarrear una confrontación "muy seria". En el ámbito político, el PSOE ya ha iniciado contactos con sus socios europeos para tratar de frenar en la Eurocámara la directiva acordada, que tampoco contenta a IU y PNV.

El secretario general de la CES, John Monks, denunció el acuerdo alcanzado de madrugada porque, a su juicio, es "inaceptable". Por ello, reclamó que el Parlamento Europeo mejore la norma durante su segunda lectura, ya que de salir adelante supondría un nuevo punto de disensión entre trabajadores y empresarios.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, manifestó desde Bilbao su "enorme preocupación" por el acuerdo de los ministros de Trabajo, que evidencia "un desenfoque lamentable en la orientación política de la Unión Europea". Méndez lamentó que "es una respuesta equivocada a esta situación, que puede abocar a una situación de confrontación muy seria". Por su parte, el secretario de Acción Sindical de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, reclamó que la Eurocámara ha de mantener "la posición de bloqueo". Y es que, en su opinión, la norma comunitaria "retrotrae a tiempos absolutamente pasados de la historia de las relaciones laborales" y supone un incremento hasta "límites intolerables de la disponibilidad de los trabajadores y un ataque frontal a la negociación colectiva".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios