Prisión permanente revisable en el caso de agresión sexual previa al homicidio

  • El asesino confeso puede afrontar condenas de 10 a 25 años de cárcel por la muerte intencionada de la madrileña

Un efectivo de la UCO escolta al Chicle el pasado 31 de diciembre. Un efectivo de la UCO escolta al Chicle el pasado 31 de diciembre.

Un efectivo de la UCO escolta al Chicle el pasado 31 de diciembre. / Lavandeira jr / efe

El autor confeso de la muerte de la joven Diana Quer, José Enrique Abuín Gey, conocido como el Chicle, puede enfrentarse a la pena de prisión permanente revisable si, una vez que concluya la investigación, es acusado de un delito de asesinato y de una agresión sexual previa al fallecimiento de la chica madrileña.

El decano de la Facultad de Derecho de Santiago de Compostela y especialista en investigación criminal, Gumersindo Guinarte, explicó que la pena puede oscilar entre los 10 y 25 años por la muerte intencionada de Diana Quer. En concreto, por homicidio doloso si no se lo acusa de agresión sexual en esta causa, la pena se situaría entre 10 y 15 años de prisión. En el caso de ser considerados los hechos constitutivos de un delito de homicidio agravado oscilaría entre los 15 y 23 años de cárcel.

Guinarte puntualizó que la pena que se pida "depende de la calificación que se realice de los hechos que puedan ser probados" una vez que concluya la investigación. Por ello, puede oscilar la solicitud entre los 10 años en el caso de homicidio doloso sin agravante hasta la prisión permanente revisable para asesinato agravado, sumado a que hubiera agresión sexual antes de la muerte de la joven madrileña.

En este sentido, recalcó que para que se pueda llegar a pedir la pena de prisión permanente revisable tiene que probarse que hubo agresión sexual previa y que la muerte de Diana Quer responda a un delito de asesinato. Preguntado por la pena que supondría la tesis de la defensa de que la muerte se debió a un atropello, que puede ser tipificado de un delito de homicidio imprudente, este experto apuntó que sería de hasta dos años de prisión como máximo.

En relación al hecho de haber ocultado el cuerpo durante casi 500 días, Guinarte subrayó que se considera a priori un "acto posterior impune" porque en España "el que comete un delito tiene derecho a mentir para no ser acusado del delito".

En cuanto al hecho de haber confesado ser el autor de la muerte de Diana Quer y haber señalado el lugar donde estaba el cuerpo, en una nave abandonada en el municipio coruñés de Rianxo, consideró "posible" que la defensa del Chicle "pudiese intentar reducir la responsabilidad penal en base a alguna atenuante" como ésta. Sobre la atenuante de confesión aclaró, no obstante, que ésta se adopta cuando se confiesa a las autoridades antes de que conozca que el procedimiento judicial se dirige hacia él, como en este caso, ya que la causa sobre Diana Quer ha sido reabierta ayer. "No se puede descartar que se pueda admitir porque la confesión facilita la investigación del delito", abundó, para precisar que, por ejemplo, en el caso de ser calificados los hechos como homicidio simple la petición de pena con esta atenuante puede reducirse a entre 10 y 12,5 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios