El Papa llama a la cooperación entre Occidente y Oriente

  • Benedicto XVI, tras los incidentes en el sur del país, pide a los italianos comprensión con la población inmigrante.

 El papa Benedicto XVI llamó hoy a la cooperación y a la paz entre Oriente y Occidente, durante el tradicional rezo dominical del Angelus, que se celebró en la ciudad de Brindisi, sur de Italia, donde está de visita pastoral.

El Papa celebró hoy misa en el puerto de Brindisi, en la región de Apulia, que describió como un "lugar cargado de simbolismo", pues habla de "acogida, reparo, seguridad, de llegada tras una navegación, a veces larga y difícil, pero también de viajes, proyectos y aspiraciones de futuro".

Desde este lugar "tan sugestivo", dijo, Benedicto XVI quiso renovar "el mensaje cristiano de cooperación y de paz entre todos los pueblos, especialmente entre los que rodean el Mar Mediterráneo, antigua cuna de civilización, y los del Cercano y Medio Oriente".

En su mensaje, el Papa quiso recordar uno de los pasajes de su intervención el pasado 18 de abril en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York en el que pidió el uso del "diálogo" y agotar "cualquier vía diplomática posible" para resolver los conflictos internacionales.

"La acción de la comunidad internacional y de sus instituciones (...) no tiene por qué ser interpretada nunca como una imposición injustificada y una limitación de soberanía. Al contrario, es la indiferencia o la falta de intervención lo que causa un daño real", citó el Papa.

Como ya dijo ante la Asamblea General de la ONU, afirmó que "lo que se necesita es una búsqueda más profunda de los medios para prevenir y controlar los conflictos, explorando cualquier vía diplomática posible y prestando atención y estímulo también a las más tenues señales de diálogo o deseo de reconciliación".

El Papa terminó su mensaje invocando a la Virgen María para que proteja al mundo "de las tormentas que amenazan la fe y los verdaderos valores".

Por otra parte, el Papa solicitó  a todos los italianos, inmersos ahora en un tenso debate sobre la inmigración, que muestren solidaridad con aquellos que llegan al país en busca de una vida mejor. 

  "En los últimos años, los periódicos y la televisión nos han mostrado imágenes de los refugiados aterrizando en Brindisi desde Croacia, Montenegro, Albania y Macedonia", explicó a una multitud concentrada ayer por la noche en el centro de la ciudad, a la que agradeció su generoso comportamiento con los recién llegados. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios