El Papa nombra al cardenal Cañizares prefecto de la Congregación Culto Divino

  • El cardenal Cañizares, ex arzobispo de Granada, sustituye en el cargo al cardenal nigeriano Francis Arinze, de 76 años.

Comentarios 4

El cardenal primado y arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares Llovera, de 63 años, ha sido nombrado hoy por el Papa Benedicto XVI prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos.

El nombramiento fue hecho público hoy a las 12:00 por el propio Cañizares, en una carta abierta a la Diócesis de Toledo y en presencia del presbiterio y de representantes del apostolado seglar poco antes de proceder a la inauguración del nuevo Archivo Diocesano y tras entregar los títulos pontificios a once sacerdotes y siete seglares.

En medio de una gran expectación, el purpurado toledano se dirigió a los presentes para comunicarles "la noticia, tan rumoreada, pero, solo hasta hoy real": "En su magnánima y grande benignidad, -ha anunciado- el Santo Padre, Benedicto XVI, me ha nombrado prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos".

Tras estas palabras, los asistentes al acto irrumpieron en una fuerte ovación y comenzaron a sonar las campanas de la catedral, al igual que ocurriera cuando fue nombrado cardenal en marzo de 2006.

Cañizares, de gran devoción mariana, anunció su nombramiento coincidiendo con la festividad de Santa Leocadia, patrona de Toledo, y su mandato en Roma comenzará, según dijo él mismo, "pasado mañana, fiesta de Santa Maravillas de Jesús", aunque hasta que sea nombrado el nuevo arzobispo de Toledo "alternará Roma y Toledo", precisó.

Respecto a los seis años que ha estado al frente de la diócesis, dijo: "Siempre he tratado de actuar con respeto, lealtad y espíritu de colaboración en la consecución del bien común y siempre he encontrado por mi parte la misma actitud, incluso mejor, en todas las muy queridas autoridades que están junto a nosotros".

Cañizares pasará a formar parte de la Curia Vaticana dos años y medio después de que Joseph Ratzinger le creara cardenal, convirtiéndose entonces en el primer purpurado del pontificado de Benedicto XVI. También es miembro de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei y de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano.

El nuevo Prefecto sustituye en el cargo al cardenal africano (Nigeria), Francis Arinze, de 76 años, que presentó su renuncia por motivos de edad y que fue aceptada por el Pontífice.

Antonio Cañizares, que todavía permanecerá al frente de Toledo hasta principios de año, será el encargado de velar por la liturgia y la celebración de los sacramentos, uno de los aspectos a los que el actual Pontificado concede mayor importancia, y que se ha plasmado en los dos últimos sínodos: sobre la Eucaristía y sobre "la Palabra de Dios en la vida y misión de la Iglesia".

El nuevo prefecto de la Congregación para el Culto Divino nació en Utiel (Valencia), el 15 de octubre de 1945. Doctor en Teología con la especialidad en catequesis por la Universidad Pontificia de Salamanca, fue ordenado sacerdote en 1970.

El 6 de marzo de 1992 fue nombrado obispo de Ávila y el 10 de noviembre de 1995 fue designado miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El 20 de diciembre de 1996 fue nombrado arzobispo de Granada y el 24 de octubre de 2002 arzobispo de Toledo, en sustitución del cardenal Francisco Álvarez.

El 24 de marzo de 2006 fue creado cardenal en el primer consistorio convocado por el papa Benedicto XVI, que le asignó, asimismo el título de la basílica romana de San Pancracio, como signo de su participación en el cuidado pastoral de la Ciudad Eterna.

Cañizares es uno de los representantes de la curia española más crítico con algunas de las iniciativas legislativas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, como la Ley Orgánica de Educación (LOE) y su asignatura Educación para la Ciudadanía, la modificación del Código Civil que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo y la denominada ley del "divorcio express".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios