La ONU insiste en el acceso universal a los tratamientos contra el sida

  • Naciones Unidas insiste en su reclamo para que haya acceso universal a los tratamientos contra el sida, una epidemia que sigue avanzando en todo el mundo

El informe anual 2008 de ONUSIDA alerta de que la enfermedad se sigue propagando en todo el mundo, ya que, pese a que las infecciones disminuyen en algunos países como Zimbabue o Ruanda, crecen en otros como China, Indonesia, Kenia, Mozambique, Papúa Guinea, Rusia, Ucrania y Vietnam.

Tras los 2,7 millones de nuevas infecciones que se registraron en el 2007 y los 2 millones de fallecimientos relacionados con el sida que se produjeron en ese año, ONUSIDA cifra en 33 millones las personas que actualmente conviven con el Virus de Inmunodeficencia Humana (HIV).

El informe pone de manifiesto que, aunque los contagios siguen creciendo, el número de muertes por causas relacionas con el sida disminuye, aunque de forma limitada, gracias a un mayor acceso a los fármacos.

"En los dos últimos años, la mortalidad relacionada con el sida descendió de 2,2 millones a 2 millones como resultado de la ampliación progresiva del tratamiento antirretrovírico", agrega.

En Namibia, por ejemplo, se pasó de tener una cobertura de antirretrovíricos del 1 por ciento en el 2003, a una del 83 por ciento en el 2007.

Asimismo, Camboya pasó del 14 por ciento en el 2004 al 67 por ciento en el 2007, mientras que otros países como Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba, Botsuana y Laos se han acercado a un acceso universal al tratamiento de sus respectivas poblaciones.

"El caso de Botsuana, que ha alcanzado el 90 por ciento de cobertura, el de Namibia, con el 83 por ciento, o el de Ruanda, con el 71 por ciento, ponen de manifiesto que es posible lograr un acceso universal que salve millones de vidas", según Kevin De Cock, director del departamento de Sida de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El sida sigue siendo la principal causa de mortalidad en África, donde vive el 67 por ciento de las personas seropositivas del planeta.

En total, en el mundo tres millones de personas reciben tratamiento antirretrovírico.

Según el informe, el acceso al tratamiento de mujeres embarazadas es una de las áreas donde se han hecho mayores progresos.

Entre el 2005 y el 2007, el número de mujeres embarazadas seropositivas que recibieron fármacos antirretrovíricos para prevenir la transmisión materno-infantil pasó del 14 por ciento al 33 por ciento.

No obstante, el director ejecutivo adjunto del Programa ONUSIDA, Michel Sidibe, alertó de que para lograr uno de los objetivos de la institución -triplicar el número de personas que tienen acceso a tratamiento antes del 2010- son necesarios 11.000 millones de dólares.

El informe también subraya que en prácticamente todas las regiones del mundo, a excepción del África Subsahariana, el VIH afecta de manera desproporcionada a las personas que se inyectan drogas, a los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, y a los profesionales del sexo.

Precisamente, el informe pone de manifiesto que se han triplicado los programas de prevención de esos tres grupos de riesgo.

De los 39 países que han informado acerca del acceso a los servicios de prevención del VIH para profesionales del sexo, la tasa de cobertura promedio de dichos programas es del 60 por ciento.

En relación a los drogadictos, sólo 15 países aportaron datos, pero éstos indicaron que el 50 por ciento de los afectados tienen acceso a programas de prevención.

En el caso de los homosexuales, 27 países aseguran que el 40 por ciento de los hombres que tienen sexo con otro hombre pueden acceder a programas de prevención.

Estos servicios de prevención no evitan, sin embargo, que diariamente se produzcan 7.500 nuevas infecciones.

"Estamos haciendo muchos progresos, pero debemos ser realistas, aun queda mucho por hacer", sentenció Sidibe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios